Enlaces para accesibilidad

Deshielo en el Ártico causa masiva migración de morsas

  • Voz de América - Redacción

Unas 35.000 morsas fueron avistadas el 13 de septiembre por científicos de la NOAA que llevaban a cabo un estudio anual aéreo de mamíferos marinos en el Ártico.

Unas 35.000 morsas fueron avistadas el 13 de septiembre por científicos de la NOAA que llevaban a cabo un estudio anual aéreo de mamíferos marinos en el Ártico.

Unas 35.000 morsas fueron avistadas en tierra firme en Alaska. Los mamíferos de largos colmillos habrían huido a tierra a causa de la desaparición del hielo en el Ártico.

Una rara migración a tierra firme de miles de morsas descubiertas este mes en Alaska, parece deberse al deshielo en el Ártico, agravado por el cambio climático, dice la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, NOAA por sus siglas en inglés.

Unas 35.000 morsas fueron avistadas el 13 de septiembre por científicos de la NOAA que llevaban a cabo un estudio anual aéreo de mamíferos marinos en el Ártico.

La migración de las morsas, que generalmente viven en plataformas de hielo en el Ártico, fue notada por primera vez en 2007, luego en 2009 y en 2011, antes de este año.

Según el Fondo Mundial de Vida Silvestre (WWF) el acelerado deshielo en el Polo Norte está diezmando el hábitat de las morsas. Científicos han advertido que el calentamiento global podría poner a la especie en peligro de extinción.

Las morsas son enormes mamíferos marinos con dos largos colmillos y aletas delanteras y traseras que le ayudan a nadar mucho mejor de lo que pueden moverse en tierra, y viven en las regiones árticas. Se alimentan de animales marinos del fondo del mar como almejas y también de focas, cuando lo necesitan.

Debido a su gran tamaño necesitan enormes cantidades de comida al día, un 6% de su peso corporal. Las hembras son extremadamente protectoras de sus cachorros, cuidándolos durante unos dos años antes de dejarlos solos.

A diferencia de las focas, las morsas no pueden nadar indefinidamente y ante la creciente desaparición de las plataformas de hielo en el Ártico, están huyendo a tierra firme en grandes cantidades.

El más reciente avistamiento de la migración de morsas fue localizado a unos 8 kilómetros de Inupiat, una aldea esquimal, ubicada unos 1.126 kilómetros al noroeste de Anchorage.

XS
SM
MD
LG