Enlaces para accesibilidad

Moody's advierte sobre deuda de EE.UU.


La falta de acuerdo entre el gobierno y el Congreso sobre la deuda de Estados Unidos es cuestionada por las agencias calificadoras.

La falta de acuerdo entre el gobierno y el Congreso sobre la deuda de Estados Unidos es cuestionada por las agencias calificadoras.

Otras agencias calificadoras, Standard & Poor's y Fitch, han dicho que podrían tomar decisiones similares.

Por lo que definió como una pequeña posibilidad de que el gobierno caiga en moratoria de deuda, la agencia calificadora de riesgo Moody's Investors Service advirtió que podría bajar la calificación crediticia de Estados Unidos.

Según reveló Moody’s, la falta de acuerdo entre la Casa Blanca y el Congreso para decidir aumentar el techo de la deuda que es de $14,3 billones de dólares, para evitar que Estados Unidos caiga en cesación de pagos, podría llevar a que la agencia revise la calificación triple A de los bonos del gobierno estadounidense.

Otras agencias calificadoras, Standard & Poor's y Fitch, han dicho que podrían tomar decisiones similares.

Moody's siempre le había dado a Estados Unidos la máxima calificación, desde que empezó a calificar la deuda del país en 1917. De ser elevado el techo de la deuda, Estados Unidos mantendría su calificación triple A, pero la agencia calificador indicó que que podría asignar un pronóstico negativo en la deuda de Estados Unidos si los legisladores y el presidente no logran alcanzar un progreso mayor en un plan a largo plazo para reducir el déficit federal, destacó The Associated Press.

El presidente Barack Obama y legisladores demócratas y republicanos siguen negociando un acuerdo, aunque tras reunirse por cuatro días consecutivos no lograron aún definir una fórmula entre las exigencias de la oposición y la posición del oficialismo.

El secretario del tesoro, Timothy Geithner y el presidenta de la Reserva Federal, Ben Bernanke, insisten en que Estados Unidos incumplirá sus pagos de deudas si para el 2 de agosto no se logra un aumento del techo de la deuda, que fue alcanzado en mayo de 2011.

De producirse una rebaja en la calificación de la deuda estadounidense, se producirán varios efectos, entre ellos, un aumento del rendimiento que pagan los bonos soberanos de Estados Unidos, lo que llevaría a elevar el interés que pagan los contribuyentes estadounidenses y también se elevaría las tasas sobre préstamos hipotecarios, automotrices y otras deudas vinculadas a las tasas de los bonos.

XS
SM
MD
LG