Enlaces para accesibilidad

Montevideo se viste de campo

  • Federica Narancio

Vacas, caballos, aves, conejos, ovejas y cerdos son exhibidos en la feria.

Vacas, caballos, aves, conejos, ovejas y cerdos son exhibidos en la feria.

Hasta el 20 de septiembre se realiza la Expo Prado 2009, la feria agrícola y ganadera más importante de Uruguay. Además, hay espectáculos culturales y deportivos para todos los gustos.

Una vez al año, los mejores ejemplares de vacas, caballos, aves, conejos, ovejas y cerdos arriban a Montevideo para ser exhibidos y dejarse exhibir en la feria rural más grande del país.

Este evento, llamado Exposición Internacional de Ganadería y Muestra Agro-Industrial y Comercial, va por su 104 edición.

Durante once días, cientos de miles de visitantes van al predio de la Asociación Rural del Uruguay a ver la exhibición y entrega de premios que se realiza entre miles de animales. Este año hay 2.125 ejemplares, según el encargado de prensa, Leonardo Loaces.

Además de ser la feria ganadera y agrícola más importante de Uruguay, en la Expo Prado también se organizan espectáculos culturales y deportivos, y hay una variedad de pabellones, stands y restoranes para todos los gustos. Con todo lo que tiene para ofrecer, lleva un par de horas recorrer el predio de ocho hectáreas.

De día, la feria agrícola parece una kermés. Se ven a muchas personas con sus hijos comprando churros o hamburguesas, llevándolos a andar en pony o al pabellón de los reptiles exóticos, que es el que genera más expresiones de asco y asombro.

“¡No le saques foto a eso!”, le espetó una señora a un niño, probablemente su hijo, que se asomó a fotografiar a una de las tantas tarántulas que reposaba acurrucada en el rincón de una pecera.

Además de tarántulas, en el pabellón hay una variedad de serpientes que harían feliz al fallecido Steve Irwin, alias el cazador de cocodrilos. Hay, entre otras, una culebra del maíz, una boa arco iris, una pitón real, una culebra rata, una reina negra y una falsa coral procedentes de varios continentes.

Este año también hay pabellones internacionales montados por delegaciones de Argentina, Brasil, China, España, Indonesia y México que ofrecen productos típicos de cada país.

Hasta el lunes fueron 270.000 visitantes, según Leonardo Loaces. Se espera que para el 20 de septiembre, día en que termina la feria, acudan cerca de 450.000 personas.

Entre los grupos de estudiantes y personas que van a curiosear, están los que vienen a la feria a trabajar, en su mayoría cabañeros que se dedican a la cría de los animales que se exhiben y venden.

Milton Jesús Silva, de 43 años, es del departamento de Artigas. Sentado arriba de un fardo y al lado de un toro que pesa 928 kilos, dijo que trabaja desde los 15 años en el campo y que al igual que su padre, es un cabañero. Silva se dedica a cuidar bovinos de la raza Aberdeen Angus.

“Uno que es más de campaña viene a la ciudad y empieza a extrañar, está acostumbrado a vivir más tranquilo. Aquí hay mucho movimiento”, consideró.

De noche, suelen ir los más jóvenes a la feria a ver espectáculos musicales de grupos de rock, cumbia, folclore y murgas. También hay boliches conocidos en Montevideo que tienen su local allí, tal como el Pony Pisador.

Según el cronograma de actividades de la Expo Prado 2009, hasta el 20 de septiembre habrá chefs de renombre que presentarán sus platos en el pabellón Secretos y Sabores, espectáculos circenses y danzas típicas de países, un gran desfile de carruajes y presentaciones musicales de varios artistas nacionales.

Las actividades son tan variadas que pueden llegar a marear al que va a la feria. Pero así es el encuentro entre el campo y la ciudad.

XS
SM
MD
LG