Enlaces para accesibilidad

Brasil dice que no está cerrado proceso de compra de cazas


Sigue sin definición la compra de aviones de combate por parte de Brasil y en Brasilia el Ministerio de Defensa anunció que el proceso continúa.

Sigue sin definición la compra de aviones de combate por parte de Brasil y en Brasilia el Ministerio de Defensa anunció que el proceso continúa.

Pese a la manifestación del presidente Lula da Silva de que prefiere comprar los aviones franceses de combate, el Ministerio de Defensa brasileño señaló en un comunicado que el proceso de seleccióm no ha concluido y que los tres finalistas, incluyendo el F-A 18 de Boeing, aún podrán competir entre ellos.

La anunciada compra de 36 aviones de combate por parte del gobierno brasileño volvió a quedar abierta. La operación que parecía haber quedado definida al comienzo de esta semana en favor de la francesa Dassault Aviation y su caza Rafale, tras el encuentro de de los presidente Luiz Inacio Lula da Silva de Brasil y Nicolás Sarkozy de Francia, en realidad no está concluida y más aún, ha generado una serie de desacuerdos dentro del propio gobierno brasileño.
El pasado lunes, el mismo día en que fue hecho el anuncio, en el marco de las celebraciones del día de la Independencia de Brasil, el gobierno del presidente Lula da Silva ya había tenido dificultades para explicar que lo suscripto era una intención y no una decisión. Tampoco queda claro en que quedaba el proceso de licitación.
Al día siguiente el ministro de Defensa Nelson Jobim, decía que no está cerrado aún el proceso de evaluación de las ofertas para las compras de los cazabombarderos. En el mismo participan, por un contrato de más de 4 mil millones de dólares, Dassault, y Boeing con su F-A-18 Super Hornet, además de la empresa sueca Saab.
Este miércoles, la embajada de Estados Unidos presentó en su página web una declaración en la que destaca que destaca que la oferta para vender 36 caza FA-18 Super Hornet de Boeing "es fuerte y competitiva": http://brasilia.usembassy.gov/?action=materia&id=8293&itemmenu=
La declaración también destaca que "Estados Unidos entiende que no fue tomada una decisión final sobre el vencedor del contrato”.
En el documento que está disponible on-line en inglés y portugués, la embajada estadounidense señala además no sólo que el gobierno de Estados Unidos apoya totalmente la venta de F-A-18 Super Hornet a la Fuerza Aérea Brasileña, sino que pone especial énfasis en subrayar que Estados Unidos “aprobó la transferencia de toda la tecnología necesaria", un aspecto central que el gobierno brasileño había señalado como ventaja de la oferta francesa.
Si bien el presidente Lula da Silva evitó hablar del tema públicamente, al salir de la recepción ofrecida al presidente de El Salvador Muricio Funes, en Brasilia, los periodistas insistieron en preguntar al mandatario sobre la declaración estadounidense, a la que Lula da Silva respondió en forma irónica diciendo: "Dentro de poco nos darán los aviones gratis".
Sin embargo, posteriormente el Ministerio de Defensa brasileño insistió en señalar a través de un comunicado que Brasil aún no ha concluido el proceso de selección para adquirir 36 aviones de combate y que los tres finalistas aún podrán competir entre ellos.
También el asesor especial de la presidencia brasileña para Asuntos Internacionales, Marco Aurélio Garcia, se apresuró a aclarar ante los periodistas que la decisión “no está tomada, está siendo negociada”.
Finalmente fue el senador Romero Jucá, líder del oficialismo en el senado, quien intento explicar en conjunto, lo que cada uno en el gobierno intentaba explicar por separado, aunque tampoco tuvo mucho éxito cuando dijo que: “el presidente Lula explicitó la decisión política, el ministro de Relaciones Exteriores explicitó la posición diplomática y el Ministro de Defensa está explicitando una posición operacional”.
La semana próxima la comisión de Defensa del Congreso brasileño se reunirá para tratar el tema de la compra de los cazas de combate, sobre la que el gobierno debería pronunciarse en octubre.

XS
SM
MD
LG