Enlaces para accesibilidad

Michelle se despide de África

  • Nico Colombant

Michelle Obama regresó de África, donde fue para promover el liderazgo juvenil, la educación, la salud y el bienestar.

Michelle Obama regresó de África, donde fue para promover el liderazgo juvenil, la educación, la salud y el bienestar.

La primera dama, Michelle Obama, ayudó en la pintura de un mural en una clínica de SIDA en su visita a Botswana, África.

La primera dama de EE.UU., Michelle Obama, se despide de Botwana y también de África para iniciar su viaje de retorno a Washington, después de haber disfrutado de un safari con sus hijas el último día en el continente.

Michelle ayudó a pintar una clínica de VIH en su primera parada en Botswana, como parte de su gira por África.

El Centro de excelencia del Adolescente Botswana-Baylor en la capital del país, Gaborone, tiene un nuevo color. El mural que la familia Obama ayudó a pintar es parte de una instalación que se está construyendo para apoyar a los niños y adolescentes infectados o afectados por el VIH-SIDA.

En su apretada agenda, Michelle asistió a una conferencia sobre el liderazgo de las mujeres, donde una vez más repitió su mensaje de apoyo al empoderamiento de las mujeres jóvenes para que tomen las riendas del continente.

La primera dama señaló que provenía de medios humildes, pero después de su paso por la universidad, entendió que el éxito no depende de la procedencia, sino de lo mucho que uno debe creer en sí mismo y de lo mucho que está dispuesto a trabajar.

Botswana fue la segunda escala de su gira por dos naciones del sur de África para promover el liderazgo juvenil y la salud y el bienestar.

Un día antes, Michelle Obama se reunió con la Premio Nobel Desmond Tutu en Ciudad del Cabo para promover una vida saludable como conclusión de su visita a Sudáfrica.

Además, la primera dama se reunió con el arzobispo emérito de Ciudad del Cabo, antes de patear un balón de fútbol con algunos niños, a los que dijo que necesitan para tomar decisiones inteligentes y cuidar de su salud, si quieren ser personas productivas.

Sin embargo, Michelle Obama no pudo visitar la prisión de Robben Island, donde el ex presidente sudafricano Nelson Mandela fue encarcelado durante 18 años, ya que el ferry en el que tenía previsto llegar fue cancelado debido a los fuertes vientos. La primera dama tuvo la oportunidad de reunirse con el ex presidente Nelson Mandela en su casa de Johannesburgo.

Un discurso motivador

El día anterior, Michelle Obama pronunció un discurso motivador a los jóvenes de África, en particular a las mujeres jóvenes del continente, llamándolos a tomar las riendas de su futuro.

Después de la presentación de un bullicioso coro y observaciones preliminares de líderes sudafricanas, Michelle Obama –la primera afro-estadounidense en ser primera dama de Estados Unidos- dio un emotivo discurso en una iglesia abarrotada, directamente dirigido a las mujeres jóvenes.

“Ustedes pueden ser la generación que hace los descubrimiento y construye las industrias que transformarán nuestras economías”, dijo.

“Pueden ser parte de la generación que trae oportunidades y prosperidad a los rincones olvidados del mundo y hace desaparecer el hambre de este continente para siempre. Pueden ser la generación que termina con el VIH-SIDA en nuestro tiempo, la generación que no solo lucha contra la enfermedad, sino también contra el estigma de la enfermedad”.

La esposa del presidente Barack Obama, de 47 años, dijo que la juventud africana debe ayudar a garantizar que las mujeres no sean tratadas como ciudadanas de segunda clase, y a luchar contra la violencia de género.

El discurso fue parte de un foro patrocinado por Estados Unidos para jóvenes líderes africanas.

Michelle Obama dijo que la reciente historia de la lucha contra el apartheid y el movimiento de los derechos civiles en Estados Unidos se han inspirado mutuamente, y lo mismo puede decirse de ella a nivel personal y las jóvenes africanas de hoy.

La iglesia en el que habló la primera dama sirvió como refugio durante la lucha antiapartheid, y los invitados dijeron que ahora era el lugar del discurso más importante pronunciado por Obama.

Por último, la primera dama usó palabras de aliento similares a las de su marido durante la campaña electoral de 2008.

“Si alguien alguna vez les dice que no pueden o no deben, entonces quiero que digan con una sola voz, la voz de una generación: ‘¡Sí, podemos!’. ¿Qué dicen ustedes? ‘¡Sí, podemos!’. ¿Qué dicen ustedes? ‘¡Sí, podemos!’. Muchísimas gracias a todos”.

Una de las participantes del foro, una conocida personalidad de radio en Sudáfrica llamada Anele Mdoda, dijo que el mensaje de Obama fue fuerte y claro.

“El hecho de que ella esté aquí, mirándonos a la cara y diciéndonos eso, creo y sé que es un buen inicio para que las cosas mejoren para nosotros”, dijo Mdoda.

Grupos de estudiantes de secundaria también estuvieron presentes. Mashudu Nephawe de 17 años fue una de las 20 adolescentes que asistió a la escuela secundaria de Molestane en Soweto.

“Mujeres como Michelle Obama tuvieron éxito en la vida porque tienen disciplina. Y ella piensa fuera del molde, ella piensa en otras personas”, señaló Nephawe. “Si podemos tener a más mujeres líderes en el mundo creo que el mundo sería fantástico, más que un lugar mejor”.

Obama viajó por África junto con su madre y dos hijas, pero sin su marido.

Se reunió el martes con el ícono antiapartheid y ex presidente sudafricano Nelson Mandela, y continúa su viaje por el sur de África el jueves en la ciudad de Ciudad del Cabo y en la isla Robben, donde Mandela estuvo encarcelado durante 18 años. Luego irá a Botswana.

XS
SM
MD
LG