Enlaces para accesibilidad

EE.UU. mejora imagen con Klinsmann

  • Voz de América - Redacción

El nuevo entrenador de la selección estadounidense, Jürgen Klinsmann, logró que su equipo mejorara su imágen ante México.

El nuevo entrenador de la selección estadounidense, Jürgen Klinsmann, logró que su equipo mejorara su imágen ante México.

México comenzó siendo muy superior a EE.UU. en la primera mitad, pero el equipo de Klinsmann terminó acorralando a los mexicanos.

Estados Unidos parece haber recuperado el deseo por ganar y de la mano de Jurgen Klinsmann estuvo muy cerca de derrotar a México.

Aunque los aztecas tuvieron mayor control de la pelota en la primera mitad, cuando también lograron el único gol de su equipo en el minuto 16, Estados Unidos generó muchas jugadas de peligro en la segunda parte y además de empatar el encuentro, acorralaron a los mexicanos que terminaron pidiendo la hora.

Tras ser humillados en la final de la última edición de Copa Oro, Estados Unidos intentó demostrar que sigue siendo el mayor rival de México en la región.

El equipo de las barras y las estrellas se vio desordenado y poco peligroso durante los primeros 45 minutos de partido. El Tri por su parte controlaba todas las áreas del terreno de juego e intentaba buscar la meta contraria aunque sin mucha claridad.

El gol reforzó el ánimo de los mexicanos, pero en la segunda mitad, el primer discurso de Klinsmann en los camerinos como entrenador de EE.UU. pareció tener su efecto.

Los estadounidenses corrieron más por la pelota y poco a poco se hicieron del control del esférico. Lograron igualar a menos de 20 minutos para el final del encuentro y se volcaron por completo en busca de la victoria negada gracias a la buena actuación de Guillermo Ochoa, el portero mexicano, y a una clara infracción de Torrado, que derribó a jugador estadounidense justo cuando se había escapado para encarar al portero.

Aunque la falta merecía roja directa, el árbitro simplemente sacó el cartón amarillo.

El partido tuvo dos caras, pero los estadounidenses fueron más peligrosos a la hora de buscar la meta rival.

El partido fue el primer amistoso entre los grandes rivales de América del Norte desde 2008, pero ninguno se lo tomó como tal.

México sólo le ha ganado a Estados Unidos en su territorio dos veces desde 2000, pero esas victorias fueron en las últimas dos finales de la Copa de Oro, en 2009 y 2011. Con el empate EE.UU. mantuvo el invicto en el Lincoln Financial Field, estadio en donde nunca ha perdido.

XS
SM
MD
LG