Enlaces para accesibilidad

México: agresiones a periodistas


Como forma de protegerse, los periodistas ejercen la autocensura para evitar además ser utilizados por las bandas de criminales.

Como forma de protegerse, los periodistas ejercen la autocensura para evitar además ser utilizados por las bandas de criminales.

Aunque hubo una reducción de agresiones, en proporción, los ataques graves aumentaron y muchos periodistas temen presentar denuncias.

Los ataques contra la libertad de expresión disminuyeron un 36 por ciento en 2010 respecto a 2009.

Sin embargo, en proporción, las agresiones graves como asesinato, desaparición y ataques a medios de comunicación representan un número mayor, según datos del informe “Violencia en México y el Derecho a la Información” presentado por las organizaciones civiles Artículo XIX y Cencos.

En el 2009, estas agrupaciones documentaron 244 agresiones a periodistas y medios de información y en este año los casos disminuyeron a 155.

Pero señalaron que a pesar de la aparente reducción, lo que en realidad ocurre es que los comunicadores ya no presentan las denuncias correspondientes.

De las 155 agresiones registradas, 49.03 por ciento fueron cometidas por funcionarios públicos o agentes de seguridad. Sin embargo, aquellas perpetradas por el crimen organizado, 26 por ciento, son las más violentas.

Iván Ruiz, oficial de comunicación de Artículo 19, explicó que en la última década la violencia contra periodistas ha alcanzado sus puntos más altos durante los seis años de gobierno de Felipe Calderón, con 44 asesinatos y ocho periodistas desaparecidos.

“Ha cambiado debido a la violencia que ha persistido en el país, vemos que las agresiones sí han disminuido, pero esto puede ser un síntoma grave porque significa que los números han bajado porque las denuncias ya no se dan, los periodistas ya no quieren hablar, ya no pueden hablar”, dijo Ruiz.

Se detalla que, como medio de protección, los periodistas ejercen la autocensura para evitar además ser utilizados por las bandas de criminales. Así, muchos asuntos se dejan fuera de la cobertura informativa

Los estados más peligrosos en orden son: Guerrero, Michoacán, Coahuila, Tamaulipas, Chihuahua, Nuevo León y Sinaloa, siendo la zona del noroeste del país la más peligrosa para ejercer el periodismo.

Los informadores y trabajadores de medios se enfrentan a diversos tipos de agresiones, pero una de cada dos es un ataque directo a su integridad física o, en el caso de las sedes de los medios de comunicación, un daño material. En segundo lugar se encuentran las amenazas o actos de intimidación o presión.

Ante este panorama, las organizaciones Artículo 19 y Cencos expresaron su preocupación por la situación en México donde derechos como la libertad de expresión e información se encuentran vulnerados, lo cual afecta la democracia y el ejercicio pleno de otros derechos fundamentales.

XS
SM
MD
LG