Enlaces para accesibilidad

Obama y Romney evaluarán daños en Luisiana

  • Voz de América - Redacción

Casas parcialmente sumergidas tras las inundaciones que causó el Huracan Isaac a su paso por Braithwaite, Luisiana.

Casas parcialmente sumergidas tras las inundaciones que causó el Huracan Isaac a su paso por Braithwaite, Luisiana.

La campaña política se traslada hacia ese Estado con la visita de los dos candidatos presidenciales que aseguran que "evaluarán los daños" provocados por Isaac.

La campaña política se traslada este lunes a Luisiana, luego de que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunciara que visitará Luisiana (sur de EEUU) ese día para evaluar los daños provocados por el huracán Isaac.

El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, anunció los planes del presidente poco después de que se hubiera anunciado la visita del candidato republicano Mitt Romney para este mismo viernes.

Según el portavoz, Obama se trasladará a Luisiana después de asistir a una reunión electoral en Ohio (norte del país) y se reunirá con representantes de las autoridades locales y de los habitantes afectados por la tempestad.

La mitad del estado de Luisiana ha quedado sin energía eléctrica, agua ni aire acondicionado, pero salvo algunas zonas anegadas, la actividad en la zona podría volver casi a la normalidad este viernes.

La enorme tormenta se debilitó a depresión tropical mientras se adentraba hacia los estados en el centro del Medio Oeste como Arkansas y Misuri, donde sus abundantes lluvias serán bien recibidas por los agricultores afectados por la peor sequía en más de 50 años, aunque demasiado tarde para recuperar los cultivos de maíz y otros granos.

Pasarán algunos días hasta que el agua enlodada se retire y la gente que vive en los vecindarios anegados pueda volver a sus casas. Nueva Orleans, que parecía no haber sufrido muchos daños, suspendió su toque de queda y regresó a su habitual actual llena de vida, aunque estaba más humedecida de lo habitual.

Pese a que Isaac fue clasificado solo como un huracán categoría 1, su lentitud significó que prácticamente se mantuvo estacionado en poblados de zonas bajas y dejó caer grandes cantidades de agua durante horas.

"Nos atrapó por sorpresa. Nadie esperaba esto", declaró Richard Musatchia, quien huyó de su casa inundada en La Place, al noroeste de Nueva Orleáns.

Isaac dejó caer hasta 40 centímetros (16 pulgadas) de lluvia, y unas 500 personas tuvieron que ser rescatadas en lanchas o vehículos especiales para inundaciones. El agua alcanzó hasta metro y medio (15 pies) de altura en la casa de Musatchia hasta que fue rescatado en bote por un vecino que lo ayudó a él y a su perro bóxer de seis años, Renny.

Este viernes se reportó la muerte de dos personas, cuyos cadáveres fueron encontrados flotando al interior de su casa inundada.

Otras personas fueron rescatadas en vehículos de la Guardia Nacional, autobuses escolares y camionetas de carga.

El presidente Barack Obama declaró estado de emergencia federal en Luisiana y Misisipi el miércoles por la noche, lo que permite liberar ayuda federal para las zonas afectadas.
XS
SM
MD
LG