Enlaces para accesibilidad

CIDH visita centros de detención

  • Voz de América - Redacción

Autoridades estadounidenses no dejaron a los comisionados de la CIDH entrevistar a los menores detenidos en los centros.

Autoridades estadounidenses no dejaron a los comisionados de la CIDH entrevistar a los menores detenidos en los centros.

El relator para migrantes de la CIDH, Felipe González dijo a la Voz de América estar preocupado por la situación que viven los niños y sus familias en los centros de detención y recomienda cerrarlos.

La Voz de América.- ¿Qué encontraron tras visitar los centros de detención en la frontera con México?

Felipe Gonzalez.- Efectivamente se ha restablecido la práctica que había dejado atrás EE.UU. de tener niños migrantes con sus familias en centros de detención y nos preocupa que se vuelva a esta práctica.

El gobierno nos dijo que se debe al incremento de la población infantil que ha ingresado por la frontera, pero lo que observamos es que el número de migrantes que está ingresando ilegalmente ha vuelto a los niveles de antes, sin embargo pareciera que se va mantener los centros como una práctica permanente.

Incluso van a abrir otro centro de detención y eso es un asunto que preocupa mucho a la comisión, porque los centros de detención de por sí ya son un problema serio y el gobierno de EE.UU. lo reconoció anteriormente.

VOA.- ¿Por qué sería irregular mantener a estos niños en centros de detención?

F.G.- Por tratarse de niños, de acuerdo al derecho internacional se tiene que tomar como elemento fundamental el mejor interés del menor y en este sentido este tipo de centros, por más esfuerzo que se haga por ofrecer facilidades, son centros de detención donde están privados de libertad y eso ocasiona impacto en el desarrollo de los niños.

También hemos constatado que en definitiva la determinación de si un niño y su familia son puestos en un centro depende de si hay camas disponibles, esto significa que no se hace una calificación sea por razones de seguridad o de otra naturaleza, sino más bien si permanecen o salen en libertad es una cuestión de azar.

VOA.- ¿En total cuántos centros visitaron?

No pudimos visitar todos los centros que pensábamos porque días antes las autoridades estadounidenses nos informaron que no podíamos entrevistar a los niños y sus familias en el centro que tiene la Patrulla Fronteriza donde son llevados inicialmente, cuando precisamente es en ese lugar de donde se derivan las quejas y denuncias como falta de alimentación, espacios fríos, malas condiciones de higiene, etc.

Creemos que no debieron limitarnos el acceso a este centro de detención para hablar con los menores porque, desde que se creó la CIDH hace 50 años, hemos visitado cárceles, centros de menores y hemos tenido acceso a los internos porque siempre respetamos las reglas de confidencialidad y eso lo sabe EE.UU.

VOA.- ¿Qué razones dio el gobierno para prohibir entrevistar a los niños y sus familias?

F.G.- Ellos dieron dos razones: una de seguridad de manera genérica sin dar detalles y otra tenia que ver con la protección de los propios niños y niñas, en el sentido que estos menores carecen de representación legal y consideraron un problema que los entrevistara la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

VOA.- ¿Qué otro tipo de denuncias recibieron en estas visitas?

F.G.- Las principales denuncias tenían que ver precisamente del centro donde nos limitaron el acceso con respecto a la logística y servicios que reciben los menores. Otras alegaciones eran obvias por problemas sicológicos porque son centros donde están privados de su libertad. Las madres no tienen intimidad para dar de lactar a sus hijos, y por ejemplo, en el centro en Karnes City ocho personas duermen en un cuartito con cuatro camarotes.

VOA.- ¿Qué recomienda la CIDH al gobierno de EE.UU.?

F.G.- Que cierren de inmediato estos centros de detención y que encuentren otras alternativas o tomen medidas como ya lo habían hecho antes, que la CIDH considera positivas. Entre ellas citamos la posibilidad de la reunificación familiar o que sean reubicados a centros donde tengan más espacio y no estén detenidos como los centros que son administrados por el departamento de servicios sociales, que funcionan más como un internado y se acomoda mejor a las necesidades del niño. También pueden enviar a los menores a hogares temporales.

XS
SM
MD
LG