Enlaces para accesibilidad

Guerra en Gaza se intensifica

  • Voz de América - Redacción

Humo se eleva minutos después de los bombardeos israelíes en la ciudad de Gaza.

Humo se eleva minutos después de los bombardeos israelíes en la ciudad de Gaza.

Comunidad internacional intensifica llamados de cese al fuego tras ataques a un hospital y campo de refugiados en Gaza.

La guerra en Gaza amenazó con entrar en erupción después de que varios niños y adultos murieron en un ataque a un campo de refugiados y al mayor hospital público de Gaza, junto a cuatro israelíes que fallecieron cuando morteros cayeron cerca de la frontera de Gaza.

Según informes, 10 personas murieron en el campamento de refugiados de Shati, poco después de que el hospital de Shifa, en la ciudad de Gaza, fue atacado la tarde del 28 de julio.

Israel rápidamente negó que sus fuerzas fueron responsables del ataque al hospital, informando que cohetes lanzados por militantes palestinos habían fallado, lo que contradice informes del personal médico y de otros testigos.

Israel ha acusado a los militantes de Hamas de esconderse en las instalaciones del hospital.

Por otra parte, un ataque de mortero palestino mató a cuatro personas en el sur de Israel, informaron funcionarios médicos israelíes. Varios otros resultaron heridos en el ataque. No se confirmó si las víctimas eran militares o civiles.

El primer ministro de Israel advirtió que el país enfrenta una prolongada campaña contra Hamas en la Franja de Gaza, mientras el Ejército instó a los residentes en partes del territorio asediado a evacuar ad portas de lo que parece ser una ampliación de la guerra.

"Tenemos que estar preparados para una campaña prolongada", dijo el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu. "Vamos a seguir actuando de forma agresiva y con responsabilidad hasta que se complete la misión de proteger a nuestros ciudadanos, soldados y niños".

El portavoz de Hamas, Sami Abu Zuhri, adoptó un tono desafiante en respuesta a las advertencias de Netanyahu.

"Sus amenazas no asustan Hamas o al pueblo palestino y la ocupación pagará el precio de las masacres contra la población civil y los niños", dijo.

El derramamiento de sangre añade urgencia a las llamadas internacionales de un alto el fuego.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, reiteró el mensaje del Consejo de Seguridad para un alto al fuego inmediato e incondicional, exigiendo que tanto Israel como Hamas terminan los combates "en el nombre de la humanidad".

Los incidentes siguieron el final de una tregua unilateral de 24 horas declarado por Hamás para marcar el inicio de la festividad musulmana de Eid.

En Nueva York, Ban acusó al primer ministro israelí, Binyamin Netanyahu, y el líder de Hamas en el exilio, Jaled Mishal, de ser "moralmente incorrecto" por permitir que civiles sean asesinados en el conflicto.

Instó a ambas partes a demostrar "voluntad política" y "liderazgo compasivo" para poner fin al derramamiento de sangre.

Gaza se encontraba en un "estado crítico" después de tres semanas de ofensiva militar que levantó "serios interrogantes sobre la proporcionalidad", dijo Ban a periodistas.

Según Naciones Unidas, más de 20 hospitales y centros médicos se han visto afectados por los bombardeos israelíes desde el inicio del conflicto.

La Organización Mundial de la Salud informó que estaba "horrorizada por la tendencia sostenida de fuego directo a centros de salud, personal y vehículos en Gaza”.

La ONU y el presidente de EE.UU., Barack Obama, llamaron a un cese al fuego inmediato e incondicional.

Obama comunicó a Netanyahu su preocupación por el creciente número de muertes de civiles e instó a un alto el fuego inmediato e incondicional.

Recordando que EE.UU. apoyó un plan de alto el fuego presentado hace dos semanas por Egipto, Obama hizo hincapié en la importancia de "garantizar la seguridad de Israel, la protección de los civiles, aliviar la crisis humanitaria en Gaza y la promulgación de un alto el fuego sostenible que permita a los palestinos en Gaza llevar una vida normal”.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG