Enlaces para accesibilidad

Mariela Castro rechaza disculpas a homosexuales

  • Voz de América - Redacción

Mariela Castro criticó al exilio cubano al que definió como un grupo “chiquito” que desinforma a la sociedad estadounidense.

Mariela Castro criticó al exilio cubano al que definió como un grupo “chiquito” que desinforma a la sociedad estadounidense.

La hija del gobernante cubano Raúl Castro eludió el planteo de disculparse con la comunidad homosexual por las décadas de persecución, diciendo que sería “un ejercicio de hipocresía”.

Como una “revolucionaria disidente” se autodefinió Mariela Castro, la hija del gobernante cubano Raúl Castro durante una conferencia sobre derechos de los homosexuales en la Biblioteca Pública de Nueva York.

Al hablar en un encuentro realizado en pleno centro de Manhattan, Mariela Castro reconoció que el proceso político en Cuba puede ser “más democrático”.

Al ser consultada por uno de los asistentes sobre el pedido del exilio cubano de que el gobierno de la isla pida disculpas por la represión contra los homosexuales practicada por el régimen de su tío Fidel y su padre Raúl, Mariela Castro adoptó la rígida línea oficial de rechazar el planteo.

“Pedir ahora perdón sería un ejercicio de hipocresía que no va a cambiar el pasado” y en línea con el discurso oficial Mariela Castro dijo que se debe seguir trabajando para “transformar” la sociedad y criticó al exilio cubano al que definió como un grupo “chiquito” que desinforma a la sociedad estadounidense.

Mientras la hija de Raúl Castro llegó y se retiró del lugar rodeada por un operativo de seguridad, en la puerta del recinto un grupo de anticastristas realizó una protesta, donde un manifestante mostraba un cartel que decía : "52 años de dinastía de los Castro, 52 años de corrupción. ¡Democracia para Cuba ahora!".

Disidente revolucionaria

Sin embargo, en una suerte de juego de palabras utilizando una definición que corresponde los opositores de la dictadura cubana de seis décadas bajo su tío Fidel y su padre Raúl Castro, Mariela Castro dijo que se considera una “disidente”.

“Los revolucionarios somos disidentes” afirmó, “somos incómodos y sufrimos la discriminación por nuestro proyecto histórico por una ideología que intenta experimentar la emancipación plena del ser humano” agregó”, alejándose rápidamente de su casi reconocimiento sobre la falta de democracia en Cuba.

En cambio optó por aferrarse a una definición histórica del régimen cubano de que “el proceso electoral en Cuba es tan democrático que no se quiere hablar de él”, dijo Castro, ignorando las críticas al partido y candidato único que rigen el sistema comunista cubano.

Su referencia a que el voto en Cuba es “directo y secreto” siguió la misma línea de ignorar el hecho de que en la isla sólo existe un partido político, el oficialista Partido Comunista.

Mariela Castro insistió en que “desde adentro miro críticamente mi realidad, les puedo decir que podría ser más democrático todavía”.

La conferencia contó con la participación apenas de un centenar de personas, quienes escucharon a la sobrina de Fidel Castro, que dijo incluso que la representación en el parlamento cubano es “muy amplia y variada”, en lo que interpreta como un reflejo de la sociedad de su país.

La hija de Raúl Castro, el actual presidente de Cuba, tiene 50 años y es la directora del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) cubano.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG