Enlaces para accesibilidad

Marco Rubio vuelve al Senado

  • Voz de América - Redacción

Rubio dijo que tampoco se lanzará para gobernador de su estado y aseguró que por lo pronto terminará su mandato en el Senado "y luego seré un ciudadano privado en enero".

Rubio dijo que tampoco se lanzará para gobernador de su estado y aseguró que por lo pronto terminará su mandato en el Senado "y luego seré un ciudadano privado en enero".

El exaspirante a la nominación presidencial republicana descartó que vaya a aceptar una nominación a la vicepresidencia.

Marco Rubio, el hasta hace días aspirante a la nominación presidencial republicana, regresó a sus funciones como senador por Florida, desmintiendo todas las especulaciones sobre su futuro inmediato.

"No voy a ser vicepresidente de nadie. No estoy interesado en ser vicepresidente", dijo Rubio a periodistas antes de ingresar a una audiencia en la Comisión de Inteligencia.

Rubio dijo que tampoco se lanzará para gobernador de su estado y aseguró, que por lo pronto, terminará su mandato en el Senado "y luego seré un ciudadano privado en enero".

El senador declinó buscar la reelección para su escaño durante su campaña por la presidencia, y tampoco aceptó presentar una candidatura tardía para la curul.

Rubio llamó la atención al decir presuntamente a seguidores que su exrival Ted Cruz "es el único conservador que queda en la contienda".

Al ser interrogado por periodistas, el senador restó importancia a la declaración, indicando que no estaba anunciando respaldo a ningún candidato.

"Obviamente las posiciones de Ted sobre diferentes asuntos son conservadoras, pero no tengo nada más que decir", señaló, agregando que también le gusta el gobernador John Kasich, pero aclaró que solo estaba expresando su opinión sobre el resto de candidatos republicanos.

El senador de Florida se mostró firmemente en oposición a llenar durante el resto del mandato del presidente Barack Obama la vacante en la Corte Suprema de Justicia dejada por la muerte de Antonin Scalia.

Rubio dijo que no planea reunirse con Merrick Garland, el nominado de Obama a la Corte Suprema, y que incluso si llegara a hacerlo no cambiaría de opinión.

"Sé suficiente sobre su récord como para no apoyarlo y sé suficiente sobre la posición en general para decir que no creo que debamos considerar un nominado en el último año de mandato de un presidente", concluyó.

XS
SM
MD
LG