Enlaces para accesibilidad

Nuevo mapa oceánico trazado desde el espacio

  • Voz de América - Redacción

Un nuevo mapa del fondo del mar revela secretos inesperados.

Un nuevo mapa del fondo del mar revela secretos inesperados.

El nuevo mapa creado por un equipo de la Institución Scripps de Oceanografía de la Universidad de California, San Diego, es dos veces más exacto que la versión producida por la marina estadounidense hace 20 años.

Más se conoce sobre la superficie de Marte que sobre el fondo del mar en nuestro propio planeta, 80 por ciento del cual sigue sin ser mapeado. Pero eso está por cambiar con la divulgación del nuevo mapa basado en información satelital.

El nuevo mapa creado por un equipo de la Institución Scripps de Oceanografía de la Universidad de California, San Diego, es dos veces más exacto que la versión producida por la marina estadounidense hace 20 años.

“La forma en que lo estamos haciendo es usando el altímetro satelital, un radar, para hacer el mapa topográfico de la superficie oceánica, dice el profesor de Geofísica de Scripps, David Sandwell.

El científico explica el extraño hecho de hacer un mapa del fondo del océano usando información sobre la superficie del mar. “Es que esta topografía de la superficie tiene los altos y bajos causados por los efectos gravitacionales que corresponden a lo que hay en el fondo del océano”, dice.

Los científicos obtuvieron la información de dos satélites lanzados con otros propósitos. El Cryo-2 de la Agencia Europea Espacial estaba en órbita para monitorear el hielo marino, mientras el Jason-1 de la NASA, estudiaba la superficie del océano.

Esta información produjo el todo, que se hizo combinando las imágenes con resolución más fina capturadas desde barcos equipados con sonar multihaz. “Eso nos permite ver a escala más pequeña características que están enterradas en el sedimento de los océanos”, dice Sandwell.

Los nuevos mapas muestra la tela que compone el fondo marino como nunca antes se había visto, con miles de montañas sumergidas, crestas donde los continentes se han apartado uno de otro y actividad sísmica ya extinta cubierta bajo capas de sedimento.

El mapa expuso conexiones continentales entre Sudamérica y África y mostró evidencia de cómo las montañas se expandieron en el Golfo de México hace 150 millones de años.

El mapa también constituye en una poderosa herramienta en la conservación de los bancos de peces y en la explotación petrolera.

El trabajo es descrito en la edición más reciente de la revista Science.

XS
SM
MD
LG