Enlaces para accesibilidad

“Mano de hierro” en Siria

  • Voz de América - Redacción

El presidente sirio aceptó que en el país existen "diferencias" pero "no hay una división interna que justifique la formación de un gobierno de unidad nacional".

El presidente sirio aceptó que en el país existen "diferencias" pero "no hay una división interna que justifique la formación de un gobierno de unidad nacional".

Bashar Assad se negó a dejar el poder porque, según él, tiene el respaldo del pueblo, a pesar de un fuerte movimiento popular que lleva 10 meses protestando por sus presuntos abusos.

Aunque se negó a dimitir, el mandatario anunció que los sirios están dispuestos a tener un "Estado moderno". Sin embargo, advirtió que la agitación callejera es producto de una conspiración extranjera y no de los verdaderos reformistas.

"Nuestra prioridad ahora es recuperar la seguridad de la que gozamos durante décadas y sólo podremos lograrlo golpeando a los terroristas con mano de hierro", anunció Assad, quien además advirtió: "No tendremos clemencia con quienes colaboran con extranjeros en contra de nuestro país".

Los anuncios fueron hechos por el mandatario durante un discurso de cerca de dos horas desde la Universidad de Damasco, que fue transmitido por la televisión estatal y por la cadena Al Jazeera.

El mandatario sirio también criticó fuertemente el papel de la Liga Árabe en su país diciendo “durante seis décadas no había protegido los intereses árabes. “No nos debería sorprender que no lo hiciera hoy", afirmó Assad.

Ante el movimiento popular que se ha dado contra su régimen, Bashar Assad ha intentado defenderse con todo el poder militar de su ejército, lo cual ha dejado miles de muertos en el país. Según cifras de un grupo humanitarios en Londres cerca de 7.000 personas han muerto en las protestas, mientras que Naciones unidas reporta 5.000 víctimas.

Ante la situación, la Liga Árabe suspendió la membresía de Siria y envió un equipo de observadores para confirmar la verdadera situación en ese país. Sin embargo, tras casi tres semanas de observación, los observadores sólo han recibido críticas tanto de Assad como de los opositores.

XS
SM
MD
LG