Enlaces para accesibilidad

“¡Que se vayan!”


Simpatizantes del FSLN lanzaron bombas caseras contra los muros y ventanas de la embajada de EE.UU.

Simpatizantes del FSLN lanzaron bombas caseras contra los muros y ventanas de la embajada de EE.UU.

El ministerio de relaciones exteriores de Nicaragua acusó al embajador de Estados Unidos en ese país, Robert Callahan, de ser injerencista.

“¡Que se vayan, Que se vayan!” Gritaban los simpatizantes del gobierno de Daniel Ortega frente a la embajada de estadounidense en Managua.

El ministerio de relaciones exteriores de Nicaragua acusó al embajador de Estados Unidos en ese país, Robert Callahan, de ser injerencista.

La posición del gobierno nicaragüense estuvo acompañada por manifestaciones violentas contra la sede diplomática de Washington, en Managua, por parte de dirigentes y simpatizantes del FSLN.

Los hechos se dan días después de que el departamento de Estado y el senado de los Estados Unidos, lamentaran la decisión de una sala de la Corte Suprema de Justicia nicaragüense que abrió paso a una postulación continua del presidente Daniel Ortega.

El embajador de Estados Unidos en Nicaragua, Robert Callahan, admitió ante un grupo de empresarios privados que su función en Nicaragua incluía reunirse y escuchar a los opositores del presidente Daniel Ortega.

El diplomático también repitió parte de las declaraciones del senador estadounidense John Kerry, que calificó como "cuestionable e irregular" la sentencia de la sala constitucional de la Corte Suprema de Justicia que modificó la constitución nicaragüense para permitir a Ortega postularse nuevamente como candidato a la presidencia en el 2011.

El gobierno de Nicaragua respondió con un comunicado escrito y divulgado por la cancillería de la república, en el cual se acusa al gobierno de Estados Unidos de mantener una "política injerencista y desestabilizadora". Así decía uno de los tres párrafos del escrito:

"El gobierno de Nicaragua considera inadmisible la intervención de los Estados Unidos en asuntos de orden interno, y decisiones soberanas de las instituciones del Estado nicaragüense".

Mientras eso ocurría en el ámbito diplomático, comentaristas de un canal de televisión vinculado a la familia del presidente Daniel Ortega, instaban al gobierno a declarar non grato y expulsar al embajador estadounidense.

Los actos estuvieron acompañados de una marcha encabezada por dirigentes del oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, que culminó frente a la embajada de Estados Unidos en Managua.

El ex canciller de Nicaragua y diputado de la oposición en la Asamblea Nacional, Francisco Aguirre Sacasa, advirtió que las acciones tensionan las ya frías relaciones diplomáticas entre Managua y Washington.

La oficina de asuntos públicos de la embajada de Estados Unidos, no emitió comentarios al respecto y el embajador Robert Callahan, que cumple un año de misión en Nicaragua, tampoco compareció ante la prensa.

XS
SM
MD
LG