Enlaces para accesibilidad

Corrupción salpica al gobierno de Maduro


No es la primera vez que el nombre del canciller Rafael Ramírez es relacionado con corrupción.

No es la primera vez que el nombre del canciller Rafael Ramírez es relacionado con corrupción.

Un nuevo escándalo de corrupción surge en Venezuela días después de que el presidente Maduro aprobara una reforma para combatirla.

El gobierno del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, deberá rendir cuentas a los ciudadanos por un nuevo escándalo de supuesta corrupción por uso de recursos del Estado de funcionarios de gobierno para fines personales.

El diario El Nacional informó que Rafael Ramírez, presidente de Petróleos de Venezuela (PDVSA) en 2009 y hoy canciller venezolano, así como otros funcionarios de su equipo, habrían usado aviones de la petrolera estatal para hacer viajes personales con su familia.

El Nacional publica traslados en los aviones de PDVSA durante 2009 por un monto de $418.801 dólares.

Ni el canciller Ramírez ni otros funcionarios del gobierno de Maduro mencionados en el informe han emitido opiniones por los señalamientos en su contra.

Mercedes de Freitas, directora de la organización no gubernamental Transparencia Venezuela, dijo a la Voz de América que duda que en lo inmediato haya castigo para los responsables.

“No creo que el corto plazo paguen los responsables por estos hechos de corrupción, ni cambie el nivel de impunidad que hay en Venezuela”, dijo De Freitas.

Este presunto hecho de corrupción sale a la luz pública a menos de una semana de que Maduro reformara la Ley contra la Corrupción.

Durante la promulgación de la normativa, el mandatario venezolano señaló a la corrupción como el principal enemigo del sistema de gobierno que está imponiendo en Venezuela.

“No hay socialismo posible con corrupción, si algo está reñido totalmente para que haya socialismo, es que haya corrupción en sus distintas expresiones, como fenómeno del capitalismo”, manifestó Maduro.

La reforma de la Ley contra la Corrupción, establece penas desde seis hasta de 12 años de cárcel, y además establece la no prescripción en el tiempo de los delitos de corrupción.

El índice de Percepción de Corrupción de 2014 de Transparencia Internacional ubica a Venezuela entre los 10 países más corruptos del mundo.

Al nombre de Ramírez están vinculados varios escándalos de corrupción en el pasado reciente, que aún no tienen responsables.

En 2010 se descubrieron 121 mil contenedores con 160 mil toneladas de alimentos en estado de descomposición pertenecientes a la Productora y Distribuidora Venezolana de Alimentos (PDVAL), una de las redes de distribución de comida del Estado, filial de PDVSA y manejada por Eglis Ramírez, tío del ministro Ramírez.

Un informe interno de PDVSA arrojó que la estatal petrolera perdió $674 millones de dólares por esos alimentos descompuestos.

La investigación posterior del Ministerio Público por mal manejo de recursos reveló que para el funcionamiento de PDVAL fueron asignados $2.200 millones de dólares cuyo destino se desconoce.

Otro de los hechos de corrupción vinculados a la gestión de Ramírez en PDVSA es el conocido “caso del maletín”.

El empresario venezolano Guido Antonini Wilson llegó a Argentina en 2008 con un maletín cargado con $800 mil dólares en efectivo que no declaró a las autoridades aduaneras.

Posteriormente, Wilson se entregó a las autoridades estadounidenses y la investigación del FBI determinó que los fondos provenían de PDVSA para apoyar la campaña electoral de Cristina Fernández a la presidencia.

XS
SM
MD
LG