Enlaces para accesibilidad

Lula inflexible sobre Honduras


La elección de Porfirio Lobo en Honduras sigue siendo cuestionada por el presidente Lula da Silva.

La elección de Porfirio Lobo en Honduras sigue siendo cuestionada por el presidente Lula da Silva.

Asesor del mandatario reconoce que si Brasil debe mudar su posición sobre el reconocimiento a las elecciones en Honduras lo hará.

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva partió de la Cumbre Iberoamericana realizada en Estoril, Portugal con la misma posición que llegó. El mandatario se manifestó inflexible ante la situación en Honduras y decidido a no reconocer las elecciones.

El mandatario brasileño, tantas veces reconocido como un hábil negociador, atraviesa un período de notorios reveses en su política exterior. Las adversidades se generaron en una sola semana. Comenzaron con la polémica visita de Ahmadinejad a Brasília y terminaron con el fiasco de la cumbre Amazónica organizada por Brasil en Manaus, lo cual ha comenzado a cuestionar el pretendido liderazgo regional del popular presidente brasileño.

Al partir de Portugal hacia Ucrania en visita de Estado, Lula da Silva manifestó enfático: "no, no, no, no. Perentoriamente no", como respuesta a la pregunta sobre la anunciada intención del presidente electo de Honduras, Porfirio Lobo, de buscar el reconocimiento por parte de Brasil. "No da para hacer concesión al golpista. Punto", agregó Lula da Silva, inflexible.

También el mandatario brasileño insistió en la necesidad de restituir al depuesto presidente Manuel Zelaya, aunque el propio Zelaya dijera antes de las elecciones que no aceptaría volver al poder.

Los menos y los más sobre Honduras

Más cerca de reconocer las elecciones se mostró el presidente izquierdista de El Salvador, Mauricio Funes, quien manifestó su deseo de que las elecciones en Honduras "conduzca a un proceso de diálogo nacional que concluya a la brevedad posible", a un "gobierno de unidad" con la participación de Zelaya, a quien consideró que se le deben "devolver sus poderes constitucionales".

Menos específico fue el presidente del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero. "España ni ignora ni reconoce las elecciones" dijo, al señalar la necesidad de "un gran acuerdo nacional". También expectante se manifestó el presidente de México, Felipe Calderón, quien dijo preferir esperar para "saber si los comicios fueron libres".

En cambio, Colombia, Costa Rica, Perú y Panamá, que junto a Estados Unidos reconocieron las elecciones en Honduras, dejaron a la Cumbre sin una declaración final de consenso.

Del lado opuesto, se ubicaron los países del ALBA, liderados por Venezuela y donde se encuentran Ecuador, Bolivia, Nicaragua y Cuba, quienes descalificaron las elecciones en Honduras.

Cambiar si es necesario

De poca ayuda fue el asesor presidencial Marco Aurelio García en Estoril, a la hora de aclarar la posición brasileña. Primero desmintió las versiones de divisiones dentro del gobierno sobre la posición con respecto a Honduras.
Sin embargo, el discurso ambivalente de García generó más especulaciones.

Tras afirmar enfático que Brasil no acepta "el uso de un proceso democrático, como son las elecciones, para blanquear un golpe de Estado", García dijo que será de "gran importancia" la actitud del presidente electo Porfirio Lobo en relación a reconocer a la OEA de ahora en adelante como canal de diálogo.

Incluso García dijo que si Brasil "considera que tiene que cambiar de posición, va a cambiar de posición”. Al respecto agregó que “precisamos analizar los hechos recientes" y aclaró que a pesar de considerar ilegitima la elección, Brasil no podría “permanecer indiferente si se comprueba una altísima participación popular. Una coisa es considerar ilegítima la elección como procedimiento, otra es desconocerla como hecho político”.

Por su parte en Brasília, el diputado Raúl Jungmann del opositor Partido Popular Socialista, el único que participó como observador en las elecciones en Honduras, alertó que Brasil corre el riesgo de “aislarse” si desconoce las elecciones presidenciales de Honduras, porque cada vez crece más el consenso sobre la elección de Lobo. Para el legislador, el cambio de posición de Brasil “es inevitable” y será sólo cuestión de tiempo.

Entre los medios de prensa, el diario de distribución nacional “O Globo” adelantó en un titular de primera página que "Brasil puede revisar su actitud sobre Honduras", lo mismo que hicieron varios columnistas en distintos medios.

XS
SM
MD
LG