Enlaces para accesibilidad

La gimnasta más joven del equipo de EE.UU.

  • Elizabeth Lee

Los padres de Kyla la inscribieron en clases de gimnasia, pero no pensaron que llegaría a las olimpiadas.

Los padres de Kyla la inscribieron en clases de gimnasia, pero no pensaron que llegaría a las olimpiadas.

Con quince años, Kyla Ross, proveniente del sur de California, es la integrante más joven del equipo olímpico de Estados Unidos. Dice que ir a Londres para los Juegos de Verano de 2012 es un sueño hecho realidad. Pero llegar a ese momento le ha significado trabajar más duro que la mayoría de las niñas de su edad.

Kyla Ross no vive la vida de un adolescente estadounidense promedio. Dedica entre 30 y 35 horas a la semana entrenando en la Academia de Gimnastas Gym-Max, al sur de Los Ángeles, y va a la escuela solo a medio tiempo.

“Por supuesto, siempre es difícil encontrar tiempo para las tareas, especialmente este año”, cuenta Kyla Ross. “He tenido que reducir mucho el tiempo de la escuela. Se siente como irreal. Quiero decir, he estado trabajando para las olimpiadas toda mi vida y es alto para lo que he entrenado, así que puedo decir que es un sueño hecho realidad”.

Kyla dice que a pesar de que muchos gimnastas de clase mundial continúan sus estudios en línea, ella ha permanecido en el colegio, para así poder graduarse en cuatro años. Su padre, Jason Ross, dice que no ha sido fácil.

“Tienes que ser una persona muy disciplinada en la práctica para ir directamente a hacer tus tareas”, explica. “Podrías querer descansar o juntarte con tus amigos, la gente sale. Pero tienes que quedarte en casa y terminar tu tarea o descansar porque tienes una competencia. Así que definitivamente esto requiere mucha disciplina”.

También requiere de disciplina, aunque de otro tipo, manejar la presión de competir en las olimpiadas, dice la entrenadora de Kyla, Jenny Liang.

“Siento que el mayor desafío de Kyla en los juegos olímpicos está en su propia mente”, dice Liang. “Su mente tiene que ser aún más fuerte. Ella tiene que pensar ‘He practicado esto mil veces. Sólo cambia el escenario’. Si piensas demasiado, no puedes hacer nada”.

Jenny y su esposo, Howie Liang, han entrenado a Kyla en los últimos siete años. Se conocieron en China como gimnastas del equipo nacional chino y se mudaron a Estados Unidos, donde abrieron la Academia de Gimnastas Gym-Max. Los Liang dicen que ser un equipo de entrenamiento funciona mejor al entrenar a los atletas.

“Entre nosotros dos… Míralo, él es muy cortés. Es como un abuelo”, comenta ella.
“Así es como se coordina”, dice Howie Liang. “Los chinos dicen: ‘Debes tener dos lados’. Ella a veces es más estricta, entonces yo soy más amable”.

“En realidad ellos no me gritan mucho, es algo en lo que tengo suerte”, asegura la gimnasta de 15 años.

Kyla Ross es la integrante más joven del equipo femenino de gimnastas de Estados Unidos. “Disfruto ser la menor y tener chicas mayores a quienes mirar para pedirles consejos”, cuenta.

Kyla nació en Hawaii, donde sus padres la inscribieron en una clase de gimnasia cuando tenía tres años para que gastara un poco de energía. Jason Ross afirma que nunca esperaron que su hija llegara a las olimpiadas.

“Uno recuerda todas las veces en que la fue a dejar a los entrenamientos, las luchas que ha tenido, también el tiempo que ha invertido en la gimnasia, y el sentimiento gratificante de que ella ha logrado su objetivo y que realmente ha puesto mucho trabajo en ello, y realmente está pasando (va a competir en las olimpiadas)”, comenta Jason.

“Esta experiencia ha sido un viaje realmente largo y, como me dicen mis padres, ‘Siempre tienes que disfrutar el momento’. Así que definitivamente voy a divertirme cuando vaya a Londres y a disfrutar estar con el equipo de competencia, y ojalá representar al equipo de Estados Unidos lo mejor que podamos”, declara la joven atleta.

Kyla Ross estará entrenando con sus cuatro compañeros de equipo en Texas antes de volar a Londres para las olimpiadas.
XS
SM
MD
LG