Enlaces para accesibilidad

EE.UU. inicia ataques en Libia


Rebeldes celebran en las afueras de Bengasi tras repeler a las fuerzas de Gadhafi.

Rebeldes celebran en las afueras de Bengasi tras repeler a las fuerzas de Gadhafi.

Barack Obama dijo que no tendrá misericordia contra aquellos gobiernos que amenacen la vida de sus propios ciudadanos.

Estados Unidos lanzó sus ataques por primera vez en Libia.

La ofensiva, junto a una coalición internacional, pretende prevenir nuevos ataques por parte del gobierno de Libia a sus ciudadanos y los rebeldes en los alrededores de la ciudad de Bengasi, dijo un importante funcionario estadounidense.

"No tendremos misericordia" contra aquellos que ataquen civiles, dijo el presidente de EE.UU., Barack Obama, desde Brasilia, al inicio de su gira por Latinoamérica.

"Este no es un resultado que esperaban Estados Unidos o sus aliados. No podemos quedarnos inmóviles cuando un tirano le dice a su propio pueblo que no tendrá misericordia" con ellos, dijo Obama.

Más de dos docenas de buques de guerra y un gran número de aviones de guerra de varios países constituyeron la fuerza de ataque inicial, que fue dirigido por el comando militar de EE.UU. en África, dijo el funcionario.

Desde París, el presidente francés, Nicolás Sarkozy, anunció que las fuerzas aéreas aliadas habían entrado en acción para frenar los ataques de Gadhafi contra la segunda ciudad más grande de Libia, de 670 mil habitantes, convertida en bastión de la oposición.

Sarkozy también señaló que la aviación francesa estaba preparada para atacar tanques y vehículos blindados de Gadhafi que "amenacen a civiles desarmados".

Poco después del anuncio, el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas francesas informó que un avión de ese país integrante de la fuerza internacional disparó en territorio libio contra un "vehículo enemigo que amenazaba a la población civil".

La operación militar de la OTAN está apoyada además de Francia por Gran Bretaña, Estados Unidos y Canadá y es respaldada por naciones árabes. Sarkozy dijo que los vuelos podrían ser interrumpidos siempre que Gadhafi ordene detener los ataques.

El mandatario francés indicó que la cumbre en París decidió aplicar "todos los medios necesarios, incluidos los militares" para garantizar la adopción de la resolución 1973 del Consejo de Seguridad que dispuso una zona de exclusión aérea sobre Libia.

"Desde ayer, enviamos una advertencia de que sin un alto el fuego inmediato, recurriríamos a medios militares", dijo el presidente en el palacio del Elíseo al concluir la cumbre.

Desde Brasil, donde está de visita, el presidente de EE.UU., Barack Obama, dijo que la " coalición está lista para actuar, y actuar rápidamente".

El régimen libio informó haber ordenado un cese de las hostilidades el viernes, pero cientos de vehículos llenos de refugiados salieron de Bengasi hacia la frontera egipcia, después de que la ciudad fuera bombardeada esa misma noche por aviones de Gadhafi.

Según reportes, las fuerzas de Gadhafi bombardearon barrios residenciales cercanos a Bengasi, a unos mil kilómetros al este de Trípoli, aunque ninguno de sus tanques pudo entrar a la ciudad.

Los países que tomaron parte en la cumbre de París, además de Francia como anfitriona, fueron Alemania, Bélgica, Canadá, Dinamarca, Emiratos Arabes Unidos, España, Estados Unidos, Grecia, Irak, Italia, Jordania, Marruecos, Noruega, Holanda, Polonia, Qatar y el Reino Unido.

También estuvieron presentes el Consejo Europeo, la Unión Europea (UE), la Liga Arabe y la ONU, representada por su secretario general, Ban Ki-moon.

Mientras tanto, el ex ministro de Interior libio, el general Abdel Fattah Yunis, quien rompió con el régimen de Gadhafi para dirigir la insurgencia en Bengasi, desmintió este sábado haber vuelto a sus antiguas funciones junto a Gadhafi como llegó a rumorarse, según informó la cadena de televisión árabe Al-.Arabiya.

XS
SM
MD
LG