Enlaces para accesibilidad

Ladrones de basura: grasa usada

  • Voz de América - Redacción

Un alto porcentaje del aceite vegetal usado se utiliza como una forma barata de agregar calorías a la alimentación animal.

Un alto porcentaje del aceite vegetal usado se utiliza como una forma barata de agregar calorías a la alimentación animal.

Los altos precios en los alimentos y la gasolina son factores que han producido la cuadruplicación del valor de los aceites desechados en los restaurantes.

El alto precio de la comida y la gasolina ha hecho, inesperadamente, valioso un recurso que se desechaba: el aceite vegetal usado en las freidoras de los restaurantes.

El precio es tan alto, que la gente ya se lo está robando.

Bejamin Dorsey es un camionero que recoge el aceite usado en varios establecimientos del norte de Virginia, en las afueras de Washington, y dice que muchas veces puede constatar cuando llega, que alguien ya se ha llevado el aceite usado.

Recientemente, de las 15 paradas programadas en una mañana, cuatro habían sido visitadas por los ladrones.

“Si yo no recojo la grasa, la empresa no gana dinero. Otras personas están haciendo con la ganancia”, dice Dorsey.

La basura como tesoro

“Si tiene valor, la gente va a robar. Y la grasa tiene un valor”, dice J.J. Smith, presidente de Valley Proteins.

Por casi 60 años su empresa ha convertido las grasas de desecho, en materias primas para muchas cosas, entre ellas cosméticos y plásticos.

La mayor parte se utiliza como una forma barata de agregar calorías a la alimentación animal. Los altos precios de las materias primas han provocado a la vez, un aumento del precio de la grasa de desecho.

Biocombustible

Pero en estos días, hay un nuevo jugador en el negocio de la grasa. Con los altos precios del petróleo, la demanda de grasa por parte de las empresas que producen combustible también ha crecido.

Smith dice que la demanda adicional de los biocombustibles es una razón clave de la duplicación del precio de la grasa en el último año, que a su vez se cuadriplicó desde 2006.

Valley Proteins declaró que están perdiendo cerca de un 10% de su abastecimiento de grasas debido a los robos. Sin embargo, aunque los ladrones son atrapados en medio de su acción delictiva, el castigo es usualmente muy ligero, debido a que cada envase individual usualmente no vale mucho.

A la mayoría de las personas, incluyendo a los jueces, les resulta difícil tomar en serio que alguien está robando lo que muchos consideran basura. Pero en estos días, la basura de una persona es oro líquido para otra.

XS
SM
MD
LG