Enlaces para accesibilidad

Kerry: EE.UU. deportará a niños inmigrantes

  • Voz de América - Redacción

Secretario Kerry en Panamá

Secretario Kerry en Panamá

Secretario de Estado culpa a situación de inseguridad y bajo desarrollo como causas del fenómeno.

El secretario de Estado, John Kerry, en reunión con dos presidentes centroamericanos, mantuvo el duro mensaje del Gobierno de Barack Obama de que los menores indocumentados que lleguen a Estados Unidos serán deportados.

Kerry pidió a los países de América Central trabajar en conjunto con el gobierno de Barack Obama para frenar la llegada masiva de menores no acompañados que llegan a EE.UU. ilegalmente.

El jefe de la diplomacia estadounidense asistió a la investidura del presidente electo de ese país, Juan Carlos Varela, y aprovechó la ocasión para reunirse con los presidentes de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, y de Guatemala, Otto Pérez Molina, además de la canciller hondureña, Mireya Agüero Trejo de Corrales.

"Nosotros obviamente entendemos a la gente que quiere algo mejor y a quienes buscan una vida mejor", dijo Kerry. "Pero al mismo tiempo, hay normas del derecho, y hay un proceso y hay información falsa que se está difundiendo sobre los beneficios que podrían estar disponibles para estos jóvenes que están buscando esa vida mejor", agregó.

El Secretario de Estado dijo que la crisis ha llegado a un momento crítico y que es necesaria una acción concertada y urgente para resolver los casos de más de 50.000 jóvenes ya detenidos en EE.UU.

También instó que se tomen medidas inmediatas para hacer frente a la pobreza y la delincuencia que afectan a la región, condideradas como las causas del fenómeno.

“Decenas de miles de niños están siendo explotados y se están poniendo en gran peligro y es un reto para cada uno de nosotros'', dijo Kerry, agregando que es “un tema muy complicado”' agravado por la situación de inseguridad, violencia y la pobreza, culpando a bandas criminales y traficantes de personas de alentar a las familias a enviar a sus niños hacia el norte.

Autoridades centroamericanas se hicieron eco de los comentarios de Kerry y cada uno habló de los programas de sus gobiernos estaban poniendo en marcha para educar a las familias sobre los peligros de enviar a sus hijos a EE.UU. ilegalmente.

Más de 52.000 niños no acompañados han sido aprehendidos entrando ilegalmente en los EE.UU. desde octubre, situación que Barack Obama ha llamado como una crisis “humanitaria urgente”.

El 30 de junio, Obama pidió al Congreso más dinero y autoridad adicional para hacer frente a la oleada de menores, en su mayoría de América Central. Obama quiere la flexibilidad para acelerar las deportaciones de los jóvenes y $2 mil millones de dólares para contratar más jueces de inmigración y abrir más centros de detención.

XS
SM
MD
LG