Enlaces para accesibilidad

EE.UU.: "Al Shabab es una seria amenaza"


Departamento de Estado califica como "seria amenaza" a Al Shabab y ofrece asistencia a Kenia para llevar a la justicia a los responsables del ataque que dejó 147 muertos.

Estados Unidos ofreció asistencia a Kenia y condenó enérgicamente el ataque del grupo yihadista Al-Shabab en la Universidad de Garissa, en el que murieron al menos 147 personas.

“Mientras las familias de las víctimas inocentes lidian con esta tragedia, le pedimos a los kenianos de todas las religiones que se unan en paz para derrotar el extremismo violento”, dijo Marie Harf, portavoz del Departamento de Estado de EE.UU.

“Los terroristas buscan crear divisiones religiosas y étnicas y no podemos permitir que lo logren. Estados Unidos apoya decididamente al gobierno y al pueblo de Kenia para llevar ante la justicia a quienes están detrás de estos ataques”, agregó.

Harf dijo que Al-Shabab es una seria amenaza y un desafío importante para los kenianos, y que representantes estadounidense se reunirán con funcionarios de Kenia para determinar cómo les ayudarán con ello.

Familiares y amigos de las víctimas llegaron hasta el hospital de Garissa con la esperanza de que sus seres queridos estuvieran en la lista de heridos.

Unos 20 cadáveres fueron trasladados por aire a una morgue de Nairobi, la capital keniana, donde otro grupo de familiares aguardaba noticias.

En medio del dolor, reclamaban más orden por parte de las autoridades.

“Los familiares estamos afuera, impedidos de entrar, y estamos pasando por un trauma. Sentimos resentimiento porque parece que a nadie le importan los sentimientos de los familiares”, dijo William Gitonga, familiar de víctima .

Los sobrevivientes describieron una escena aterradora, donde los estudiantes eran asesinados a tiros, sin piedad, mientras otros corrían para ponerse a salvo. La mayoría dice que no regresará a ese lugar.

"No. Si es en Garissa, no voy a volver. En cualquier lugar aparte de Garissa continuaré mi educación, pero allí, no”, dijo Quinta Anyango, una sobreviviente del ataque.

Cientos de kenianos salieron a las calles de Garissa para pedir el fin de los asesinatos y protestar contra el gobierno, al que acusan de no tomar suficientes medidas de seguridad para evitar la matanza.

XS
SM
MD
LG