Enlaces para accesibilidad

Jóvenes salvados por la música visitan Washington


La Orquesta Sinfónica y el Coro Juvenil Don Bosco está integrado por jóvenes salvadoreños en riesgo de las escuelas públicas en los sectores del país más afectados por la violencia.

Hace menos de cuatro años nació un proyecto que no encontró mejor forma para rescatar a los jóvenes en riesgo que a través de la música.

Fue así que gracias a la Fundación Salvadoreña Educación y Trabajo (Edytra) en cooperación con el Banco Mundial y el gobierno de Japón se dio vida a la Orquesta Sinfónica y el Coro Juvenil Don Bosco de El Salvador.

Este proyecto está orientado a prevenir la violencia juvenil en los barrios más afectados del país centroamericano.

La Orquesta Sinfónica Juvenil Don Bosco, es parte del sueño del padre José María Moratalla para compartir el arte en todas las esferas sociales del país.

“Este programa es muy beneficioso para estos muchachos porque lo primero que hace es quitarles tiempo libre. Luego con una capacitación integral se produce un mejoramiento en el rendimiento escolar y un cambio positivo de conducta”, explica uno de los fundadores y director de la orquesta y coro, Daniel Ernesto Ayala.

Como cuenta Ayala a la Voz de América, a través de esta iniciativa los niños y jóvenes descubren una pasión por el arte que los lleva a considerar la música como medio de vida.

Ayala también dijo que este proyecto ha permitido revalorar el arte entre la comunidad salvadoreña porque no solo está destinado a prevenir la violencia sino también a rescatar la identidad del pueblo.

Como parte del programa, La Orquesta Sinfónica y el Coro Juvenil Don Bosco cumplió uno de sus sueños al visitar la capital de Estados Unidos y ofrecer un recital en el Kennedy Center, escenario donde se presentan las mejores orquestas del mundo.

En esta oportunidad viajó a Washington solo una muestra representativa de 150 niños porque en total la orquesta está integrada por 200 miembros y el coro por 300 niños y jóvenes, entre los 8 y los 21 años.

“En total se benefician del programa en El Salvador más de 1.000 niños y jóvenes vulnerables porque no solo contamos con el proyecto musical sino también con otros de índole educativos, como nuestro instituto obrero empresarial donde estos jóvenes reciben entrenamiento y capacitación laboral”, finaliza Daniel Ernesto Ayala.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG