Enlaces para accesibilidad

El decreto legislativo del presidente Barack Obama resucita los sueños de los jóvenes inmigrantes menores de 30 años que estudian en los EE.UU.

Tras las casi 400.000 deportaciones de inmigrantes indocumentados en los dos últimos años del gobierno demócrata, la decisión ejecutiva del presidente de los EE.UU., Barack Obama, ha producido sorpresa en la población afectada.

Ya sea un plan premeditado o una estrategia electoral, organizaciones como United We Dream, que recientemente participaron en las protestas contra el rechazo al Dream Act en el Congreso, han reaccionado de manera favorable a este anuncio.

Cristina Jiménez, joven indocumentada y directora de United we Dream




En conversación con la Voz de América, Cristina Jiménez ha asegurado que “en el día de hoy el presidente da una respuesta positiva a nuestras presiones con su administración”.

La líder juvenil ha revelado que, aparte de las acciones públicas que su organización ha llevado a cabo en el último año, hace dos semanas se reunieron con el presidente y expertos jurídicos para demostrarle que esto se podía hacer por decisión ejecutiva.

“Entendemos las dinámicas del medio ambiente político y el hecho de que estamos en un año de elecciones, pero estamos contentos y aplaudimos la decisión", ha comentado.

Cristina se declara una "firme convencida" de los valores de EE.UU., pero cuenta cómo se sintió decepcionada a los 16 años cuando descubrió que esos valores de progreso no se le aplicaban a ella, que no podía ir a la universidad.

Ahora asegura que seguirán luchando para conseguir una solución que pase por el Congreso y para seguir su implementación.

Lucía Allaín, coordinadora Nacional de United We Dream

"Estoy muy emocionada", asegura a la Voz de América Lucía Allaín, coordinadora nacional del grupo de inmigrantes. "No podemos cantar victoria, pero es algo que nos llena de felicidad. Ahora podemos estar un poco tranquilos al saber que podemos caminar por la calle y vamos a poder optar a licencias. Vamos a tener derechos y algunos de nuestros sueños se han cumplido”, comentaba exaltada.

Allaín es peruana y aterrizó en los EE.UU. hace diez años. Cumple todos los requisitos estipulados en la decisión ejecutiva. Esforzada estudiante, se graduó de la secundaria con un promedio de 3,8 y en la actualidad estudia Periodismo. Para ella, las cosas cada vez van mejor: “Es una gran diferencia sentir que voy a poder caminar con un poco más de seguridad. Es algo que se tendría que haber hecho hace años”, recalcó.

Jorge Steven Acuña, estudiante universitario indocumentado

El colombiano Jorge Steven Acuña, estudiante indocumentado del Montgomery College de Maryland con un promedio de 3,5, estuvo al filo de la deportación el pasado mes de marzo, cuando unas protestas impidieron su salida del país, alargándola un año más.

El anuncio de esta mañana ha mejorado todas sus expectativas. "Cuando me lo contaron fue como si mi corazón se parase. He tenido un día fantástico: estoy contento y he llamado a todos mis amigos que están en mi misma situación", relataba emocionado esta mañana a la Voz de América.

Para Acuña, la medida del presidente Obama va a "ayudar tanto a la sociedad latina como a la americana", y siente que "el gobierno, ahora, se ha dado cuenta de que no somos malas personas, y que todos los que venimos a este país queremos salir adelante".

"La gente vivía con la idea de que tal vez le podían deportar si estaban en un lugar equivocado, o que podían acudir a su casa para hacerlo", ha explicado.

El nuevo camino que se ha despejado ante Acuña está repleto de ilusiones. Cuando se gradúe, quiere prepararse para ser neurocirujano: "Gracias a esto, mi sueño es un poco más real".


XS
SM
MD
LG