Enlaces para accesibilidad

Joven atleta somalí muere en naufragio

  • Voz de América - Redacción

La joven Samia Yusuf Omar debutó en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, con sólo 17 años. A sus 21, no logró optar a una plaza para Londres 2012.

La joven Samia Yusuf Omar debutó en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, con sólo 17 años. A sus 21, no logró optar a una plaza para Londres 2012.

Samia Yusuf Omar, abanderada de la delegación de Somalia en los JJOO de Pekín 2008, falleció en una lancha en el Mar Mediterráneo cuando emigraba hacia Italia

Deportistas desaparecidos


Que un atleta de un país en vías de desarrollo emigre para buscar una vida mejor no es nuevo. Durante los recientes Juegos Olímpicos de Londres 2012, diecisiete deportistas en total, procedentes de cuatro países africanos distintos, “desaparecieron” al concluir la competición.

Se trata de tres atletas de Guinea, otros tres de Costa de Marfil y siete de Camerún y cuatro del Congo, que no regresaron a la Villa Olímpica, algo que presuntamente han hecho para iniciar una nueva vida en Europa.

Los desaparecidos no han violado todavía ninguna ley, ya que sus visados, según aclaró el comité organizador de los Juegos de Londres, no expirarán hasta el próximo mes de noviembre. Sin embargo, la Policía británica ya fue informada del incidente.
La que fuera la joven abanderada de Somalia en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 perdió la vida de manera trágica en un naufragio mientras emigraba hacia Italia en una lancha.

Samia Yusuf Omar, campeona continental de los 100 metros ese año, murió en el Mar Mediterráneo recientemente, aunque todavía no se conoce el momento exacto en el que esto ocurrió, segúnel mediofondista somalí Abdi Bile, que comunicó la noticia de su fallecimiento a la prensa italiana.

Yusuf tenía 21 años. A los 17 aterrizó en Pekín como cabeza de la delegación olímpica somalí. Allí corrió los 200 metros, llegando la última a meta, diez segundos después que sus oponentes; pero aseguró que su experiencia en la competición había sido “bellísima” y demostró un verdadero espíritu olímpico.

“He portado la bandera de mi país y he desfilado con miles de atletas del mundo”, dijo entonces en su vuelta a Mogadiscio, capital de Somalia.

Durante la rueda de prensa en Italia, su entrenador, Mustafa Abdelaziz, relató que la joven había seguido entrenando en Somalia con la intención de participar en los Juegos de Londres; pero que al no conseguirlo, y ante la escasez de fondos somalíes dirigidos al deporte y la tensa situación en su país, decidió emigrar a Europa para empezar una nueva vida.

Yusuf se embarcó en Libia, y pagó el viaje con la ayuda de su madre, que vendió un pequeño terreno para ayudarla. La joven era la mayor de seis hermanos y su padre había fallecido en la guerra en el Cuerno de África.

"Los supervivientes de ese viaje comunicaron la lista de las personas que habían fallecido durante la travesía y allí estaba su nombre. Nos quedamos helados. Sabíamos que el viaje hacia Occidente es peligroso, pero no nos podíamos imaginar que ella sería una de sus víctimas", explicó el entrenador.

En estos Juegos Olímpicos de Londres, la delegación de Somalia estuvo compuesta por dos atletas: un par de jóvenes de 18 y 21 años que volvieron a casa sin ninguna medalla, pero que lograron aterrizar en la competición mundial pese a la escasez de recursos e inversión de su país de origen.
XS
SM
MD
LG