Enlaces para accesibilidad

Japón: escenas de infierno


Los trabajadores de rescate rodeados por la devastación total en Kesennuma, en el norte de Japón.

Los trabajadores de rescate rodeados por la devastación total en Kesennuma, en el norte de Japón.

Se registra una tercera explosión en la planta nuclear de Fukushima, mientras las autoridades indican que la cifra de muertos podría alcanzar los 10.000.

Una tercera explosión sacudió la planta nuclear de Fukushima, en el noreste de Japón, esta vez en el reactor número 2 , según informó la agencia encargada de la seguridad atómica en el país.

La agencia de noticias japonesa Kyodo dijo que como resultado de la explosión, los niveles de radiactividad alrededor de la planta habían aumentado, lo que ha hecho crecer los temores de que pueda producirse una fuga nuclear catastrófica.

A la angustia de los japoneses se sumó una falsa alarma de tsunami, y las rutas, trenes, el abastecimiento de energía y la operación en los puertos se realizan con persistentes interrupciones, sobre todo en noreste del país, el área más afectada por el terremoto y el tsunami.

La agencia de noticias Kyodo informó que este lunes (14/03/2011) en la costa noreste fueron encontrados 2.000 cuerpos traídos a la ribera por la marea.

"Es una escena del infierno, absolutamente una pesadilla", dijo Patrick Fuller, de la Federación Internacional de la Cruz Roja, desde la ciudad costera de Otsuchi.

Los costos del desastres ascendieron ahora a $170.000 millones de dólares y se teme ahora que la economía japonesa, la tercera más importante del mundo, vuelva a caer en recesión.

Explosión en reactor

Una explosión, posiblemente de hidrógeno, hizo estallar el lunes las paredes de un edificio que alberga la unidad número 3 en la planta energética Fukushima, la misma planta donde una explosión similar afectó la unidad número 1 el sábado. La situación era de tal gravedad que varillas de combustible nuclear quedaron expuestas.

Seis trabajadores resultaron heridos tras la explosión de este lunes. Mientras tanto, casi 200.000 personas han sido evacuadas de áreas en torno a las estaciones de la planta nuclear con daños en los sistemas de enfriado, donde los ingenieros ventilan el vapor y bombean agua del mar en un desesperado intento por evitar una explosión nuclear.

Mientras tanto, el comandante del portaaviones estadounidense USS Ronald Reagan, que participa de los esfuerzos de ayuda desde su posición a unos 160 kilómetros de la costa, dijo que la flota estadounidense se ha alejado de la planta de Fukushima después que se detectaron bajos niveles de radiación en 17 tripulantes. La radiación fue rápidamente eliminada.

Falsa alarma de tsunami

También este lunes, funcionarios hicieron sonar las alarmas de tsunami y ordenaron a los residentes salir hacia zonas más altas a lo largo de la devastada costa noreste cerca de la ciudad de Sendai, tras un fuerte movimiento secundario.

El alerta resultó ser una falsa alarma, pero asustó más a la atemorizada población.

Mientras tanto, decenas de miles de víctimas del terremoto continúan en refugios improvisados. Se anticipa que el número de muertes llegue a más de 10.000, mientras la cifra aumenta cada hora.

Unos 100.000 soldados japoneses, respaldados por equipos de ayuda de más de una docena de países, continúan buscando supervivientes.

Lea además:

Japón: otra explosión en reactor

EE.UU. ofrece ayuda a Japón

Terrremoto: el cuarto en un siglo

¿Cómo se produce un tsunami?

Alerta en América Latina

XS
SM
MD
LG