Enlaces para accesibilidad

Filtran radiación en Fukushima


Hasta ahora el alto nivel de radiación había impedido entrar al reactor para repararlo.

Hasta ahora el alto nivel de radiación había impedido entrar al reactor para repararlo.

Un grupo de técnicos entra por primera vez al edificio del reactor que fue dañado en la planta nuclear japonesa por el tsunami en marzo pasado.

Un equipo de técnicos entró por primera vez este jueves al edificio del reactor de la planta nuclear de Fukushima que resultó dañado y que produjo una fuga radiactiva tras el terremoto y el tsunami de marzo pasado en Japón.

Hasta ahora el elevado nivel de radiación en el área había impedido la entrada de personal especializado a la zona del reactor para reparar el sistema de refrigeración y poner bajo control el escape radiactivo.

Aunque se trata de una buena noticia, la firma que opera la planta, Tokio Electric Power (TEPCO), informó que se trata del primer paso de un proceso que podría demorar un año.

Los 13 técnicos entraron por pequeños grupos al edificio del reactor con trajes especiales, máscaras de protección y tanques de oxígeno, y durante más de una hora conectaron conductos de ventilación que ayudarán a filtrar el 95 por ciento del material radiactivo presente en el aire.

El próximo objetivo que se han trazado los especialistas es conseguir lo que ellos denominan una “parada fría”, que consiste en lograr que la temperatura del agua que enfría las barras de combustible del reactor baje a menos de 100 grados centígrados.

Si después de dos o tres días los ventiladores ayudan a disminuir el nivel de radiación, entonces el siguiente paso sería instalar el sistema de enfriamiento, dijeron expertos de TEPCO.

Un informe difundido por la agencia de seguridad nuclear de Japón descartó la posibilidad de que se produzca otra explosión de hidrógeno en el reactor número uno de la planta como la que destrozó el techo del edificio un día después del tsunami.

El terremoto de magnitud 9,0 y el tsunami que le siguió el 11 de marzo ocasionaron la muerte a unas 14.800 personas, dejaron unas 11.000 desaparecidas, destruyeron decenas de miles de viviendas y provocaron la mayor fuga radiactiva ocurrida desde el desastre de Chernóbil en 1986.

XS
SM
MD
LG