Enlaces para accesibilidad

Sospechosos confiesan haber asesinado a palestino

  • Voz de América - Redacción

Tariq Khdeir, palestino-estadounidense de 15 años, fue golpeado por policías israelíes.

Tariq Khdeir, palestino-estadounidense de 15 años, fue golpeado por policías israelíes.

La policía israelí arrestó a seis judíos sospechosos del secuestro y asesinato de un adolescente palestino, y tres de ellos se declararon culpables.

Tres de los seis judíos arrestados por la policía israelí sospechosos del secuestro y asesinato de un adolescente palestino que fue quemado confesaron haber matado al joven.

Las autoridades dicen que los sospechosos en el asesinato de Mohammed Abu Khdeir, de 16 años, tenían motivación nacionalista y pertenecían a un grupo judío extremista.

El asesinato, aparentemente en represalia por el secuestro y asesinato de tres adolescentes israelíes, desató cuatro días de violentas protestas en Jerusalén y en poblaciones árabes israelíes.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha exigido que los líderes palestinos hagan todo lo posible para encontrar a los asesinos de los adolescentes israelíes.

“Sé que en nuestra sociedad, la sociedad israelí, no hay lugar para tales asesinatos. Y esa es la diferencia entre nosotros y nuestros vecinos. Ellos consideran a los asesinos como héroes, nombran plazas públicas en su honor. Nosotros no. Nosotros los condenamos y los llevamos a juicio y los ponemos en prisión”, dijo Netanyahu.

Mientras tanto, un juez israelí liberó de la cárcel a un primo estadounidense de 15 años de Abu Khdeir, pero le ordenó nueve días de arresto domiciliario.

El estadounidense Tariq Abu Khdeir estaba visitando a familiares en el este de Jerusalén cuando fue arrestado el jueves. Un video que ha circulado en internet muestra a dos policías fronterizos israelíes golpeando reiteradamente al joven. El adolescente dijo a los periodistas el domingo que él está bien, pero describió como la policía lo golpeó.

“Fui en realidad atacado brutalmente por un costado y escuché alguien gritando. Vinieron y me atacaron y quedé inconsciente y desperté en el hospital”.

El Departamento de Estado dijo que Estados Unidos está profundamente preocupado por la presunta golpiza y condenó enérgicamente cualquier exceso en el uso de la fuerza.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG