Enlaces para accesibilidad

EE.UU. condena ataque en Teherán

  • Voz de América - Redacción

La Oficina de Asuntos Exteriores en Londres expresó indignación por el ataque contra la embajada británica en Teherán.

Estudiantes definidos como de línea dura en Irán tomaron por asalto la embajada de Gran Bretaña en Teherán, en respuesta a las nuevas sanciones económicas aplicadas contra el gobierno de Mahmoud Ahmadinejad, por su cuestionado programa nuclear.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, dijo este martes que el asalto contra la embajada británica en Teherán es “inaceptable” y destacó que el régimen iraní es responsable de los sucedido.

Al inicio de una reunión en Washington con el primer ministro holandés, Mark Rutte, Obama declaró que si los agitadores pudieron asaltar la embajada y prenderle fuego eso “indica que el gobierno iraní no toma en serio sus obligaciones internacionales".

Por su parte, el Consejo de Seguridad de la ONU condenó "en los términos más enérgicos" los repetidos asaltos de jóvenes islámicos a la embajada británica, donde habían retenido a seis miembros de esa legación diplomática.

La prensa iraní informó que la policía garantizó la liberación de los empleados de la embajada que estaban rodeados por los manifestantes en uncomplejo diplomático en el norte de Teherán usado como alojamiento para estudiantes y empleados británicos que residen en la capital.

En Washington, la Casa Blanca condenó el asalto y urgió al gobierno iraní a juzgar a los agresores y prevenir futuros ataques contra misiones diplomáticas en el país.

"Iran tiene la responsabilidad de proteger a las misiones diplomáticas presentes en el país y al personal estacionado en ellas", dijo en un comunicado el secretario de prensa de la Casa Blanca, Jay Carney.

"Urgimos a respetar en su totalidad las obligaciones internacionales, a condenar el incidente, a juzgar a los atacantes y asegurar que no se produzcan incidentes similares en el futuro, ya sea contra la embajada británica o ninguna otra misión en Irán. El Departamento de Estado está en contacto cercano con el gobierno británico y estamos preparados para apoyar a nuestros aliados en tiempos difíciles", afirma Carney.

El ataque

Los manifestantes dispersaron documentos de la embajada, arrojaron piedras, rompieron ventanas e izaron la bandera iraní en lugar de la británica este martes 29 de noviembre de 2011, pese a que la embajada es considerada bajo protección de las leyes internacionales y es legalmente territorio británico.

Durante el asalto los manifestantes incluso robaron un retrato de la reina Isabel de Inglaterra.

Mientras frente a la embajada otros grupos de manifestantes gritaban "muerte a Gran Bretaña". En la protesta, los manifestantes sostenían imágenes del líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Khamenei, informa la agencia Reuters.

La Oficina de Asuntos Exteriores en Londres expresó indignación por el incidente. "Hubo una incursión por un número significativo de manifestantes dentro de las oficinas de nuestras embajadas, incluyendo vandalismo a nuestra propiedad", dijo la cancillería británica en un comunicado.

La semana pasada el gobierno británico cortó las transacciones comerciales con todos los bancos de Irán, incluyendo el Banco Central, como parte de las sanciones coordinadas con Estados Unidos y Canadá.

Esta es la primera vez que el gobierno británico ha cortado sus vínculos con la totalidad del sector bancario de un país.

Mientras tanto, un día antes, el cuerpo de supervisión constitucional de Irán, ratificó una ley aprobada por el parlamento para reducir los vínculos diplomáticos y económicos con Gran Bretaña.

La ley implica la salida del embajador británico en un plazo de dos semanas, por lo cual la embajada quedará a cargo del ministro consejero. Las relaciones económicas con el gobierno de Londres incluso serían reducidas al mínimo.

Nuevas sanciones de Gran Bretaña, Estados Unidos y Canadá fueron aprobadas después del informe del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) de Naciones Unidas, que sugiere que Irán está investigando sobre el desarrollo de armas nucleares.

Sin embargo, Teherán insiste en que las actividades nucleares que desarrolla tienen fines pacíficos.

XS
SM
MD
LG