Enlaces para accesibilidad

Sectarismo e Irán amenazan ofensiva por Tikrit


Soldados iraquís y voluntarios se preparan para lanzar morteros a las posiciones del grupo Estado islámico en las afueras de Tikrit.

Soldados iraquís y voluntarios se preparan para lanzar morteros a las posiciones del grupo Estado islámico en las afueras de Tikrit.

En los alrededores de Tikrit no hay apoyo de Estados Unidos en el aire, pero en tierra, los iranís están ayudando a los milicianos chiíes.

A medida que se desarrolla la batalla por Tikrit entre el grupo Estado islámico y las fuerzas de seguridad iraquís y militantes chiíes, han surgido dos preocupaciones serias: el papel de Irán y el miedo a que la brecha sectaria se haga más grande.

Varios días de combates en los alrededores de Tikrit han producido un lento progreso en contra del Estado islámico, en control de la ciudad desde junio.

“Nuestras tropas avanzan de acuerdo a nuestro plan, aunque hay muchas minas plantadas por los militantes del Estado islámico para retrasar nuestros avances”, dijo un combatiente.

El enemigo es el mismo, pero la lucha contra los militantes es diferente. Por arriba, no hay apoyo de Estados Unidos en el aire, pero en tierra, los iranís están ayudando a los milicianos chiíes.

El ministro de Exteriores saudita, Saud al-Faisal dijo el jueves que la situación en Tikrit es un primer ejemplo de lo que los Estados del Golfo han temido —que Irán “se apodere” de las fuerzas iraquís.

Otro temor es la violencia sectaria. Los líderes sunitas dicen que el gobierno de Irak no les apoya.

‘[El gobierno] se queda con las manos cruzadas hacia las tribus sunitas, mientras atiende y apoya a los milicianos chiís que llegaron de todas partes para purgar las áreas ocupadas por el EI, mientras las tribus sunitas no tienen ni armas”, dijo el sheik Abdul Madhi al-Smaidaie, el Gran Mufti de Irak.

“Ya hemos pasado por el sectarismo en Irak y es importante que el gobierno de Irak no tome ese camino de nuevo”, dijo el secretario de Defensa de Estados Unidos, Ashton Carter.

En Washington, mientras tanto, crece la atención.

“Estamos observado cuidadosamente, y si esto se convierte en excusa para una limpieza étnica entonces la campaña tiene un problema y vamos a tener que hacer ajustes”, dijo el General Martin Dempsey, jefe del Estado Mayor Conjunto.

Mientras continua la batalla por el norte de Irak, las autoridades están pidiendo mesura y transparencia de los iraquís y de los iranís que ayudan en la lucha. Pero están conscientes que la caja de pandora del sectarismo puede abrirse en cualquier momento.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG