Enlaces para accesibilidad

Investigan a sospechosa de incidente

  • Voz de América - Redacción

Policías del Capitolio observan el Nissan Infiniti que provocó el incidente en Washington.

Policías del Capitolio observan el Nissan Infiniti que provocó el incidente en Washington.

El Nissan Infiniti involucrado en el incidente estaba registrado a nombre de Miriam Carey, de 34 años, asistente en higiene dental, con residencia en Stamford, Connecticut.

La policía continúa investigando la casa y el entorno de la mujer que murió el jueves al ser alcanzada por los disparos de los policías poco después de intentar rebasar con su auto las barreras de seguridad cercanas a la Casa Blanca y el Capitolio.

El Nissan Infiniti involucrado en el incidente estaba registrado a nombre de Miriam Carey, de 34 años, asistente en higiene dental, con residencia en Stamford, Connecticut, quien según su madre padecía de depresión post parto.

La policía no ha identificado oficialmente a la sospechosa porque la investigación continuaba, pero los investigadores creen que Carey era la conductora y sus huellas digitales están siendo analizadas para confirmar su identidad.

Pero la madre de Miriam, Idella Carey, ya lo ha confirmado. La señora dijo a ABC News que su hija comenzó a padecer de depresión en agosto pasado, luego de dar a luz a su hija Erica. “Pocos meses después, enfermó. Se deprimió… fue hospitalizada”.

La persecución comenzó a eso de las 2:15 pm en un retén de seguridad a un costado de la Casa Blanca, donde la mujer chocó el auto contra una barrera y contra un agente del Servicio Secreto. Luego se dirigió hacia el Capitolio.

La policía la perseguía y dos veces abrió fuego en un intento por detenerla, pese a que, como se supo después, no iba armada.

La Cámara de Representantes y el Senado estaban sesionando cuando se produjeron los disparos. Los legisladores debatían sobre el cierre parcial del gobierno al no haber alcanzado un acuerdo sobre el presupuesto. El Capitolio fue cerrado brevemente al oírse los disparos, pero fu reabierto al final de la tarde.

El final de la persecución llegó frente a uno de los edificios de oficinas del Senado, sobre la avenida Maryland y la Segunda Calle. El carro se subió a la acera y ya no se movió, la policía volvió a disparar y poco después los oficiales sacaron a la menor del auto. La niña no sufrió heridas y está bajo custodia de las autoridades.

La madre de la sospechosa dijo no saber que su hija había ido a Washington y que más bien creía que había llevado a Erica a una cita con su médico en Connecticut.

La sospechosa aparentemente no tenía historia de violencia, pero según ha reportado la cadena CNN, su exnovio ha dicho que padecía de problemas mentales desde hace varios meses y pensaba que el gobierno le tenía intervenidas las comunicaciones.

En Stamford, el FBI ejecutaba una orden de allanamiento en el condominio donde vivía la sospechosa.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG