Enlaces para accesibilidad

Voces hispanas en el desfile piden reforma


Una joven sonríe al público durante los caporales del desfile del Día de la Independencia en Washington D.C.

Una joven sonríe al público durante los caporales del desfile del Día de la Independencia en Washington D.C.

Aunque algunos no son estadounidenses, sí sienten que son parte de este país. Bailarines bolivianos hablan con la Voz de América sobre el orgullo de ser inmigrantes en EE.UU.

El Día de la Independencia, los colores de la bandera estadounidense: blanco, rojo y azul pintaron las calles de la capital del país, y los ciudadanos invadieron todos los rincones de Washington hondeando el símbolo nacional, en un ambiente festivo de celebración.

El desfile dio comienzo en la avenida Constitution, a la altura de los Archivos de la ciudad.

Carrozas, bailarines, globos gigantes, música… recorrieron esta calle principal de la Alameda Nacional de Washington contagiando a todos los asistentes con el profundo sentimiento de orgullo de la nación estadounidense.

Tras el sonar de las bandas y las marchas militares, irrumpió una carroza con la bandera boliviana acompañando el símbolo estadounidense, seguida de un sinfín de bailarines representando los típicos caporales del país latinoamericano.

El sonido de los cascabeles y la música de Bolivia se mezcló con los colores de sus trajes que representaban también el símbolo nacional de la unión americana.

La Voz de América conversó al finalizar el desfile con algunos de los bailarines que están siguiendo muy de cerca el proceso de reforma migratoria.

Stephanie es boliviana de nacimiento, pero lleva 14 años en Estados Unidos. Se siente estadounidense, pero es indocumentada.

Toda su familia lo es. “Me siento orgullosa de ser parte de una nación donde puedes progresar, pero creo que es una situación muy injusta la que están sufriendo muchos latinos aquí, porque no pueden encontrar trabajo, y porque están básicamente discriminados”, afirmó la joven.

Nilda López es también boliviana, pero lleva 18 años en Estados Unidos. Ella sí es ciudadana de este país.

“Estando todos los años en este país, aprendes a quererlo, pero no puedes olvidar tus raíces, por eso infundimos nuestras raíces, y por eso a los niños que han nacido aquí intentamos enseñarles de dónde vienen”, explica hablando del desfile.

“Pienso que este país está formado de inmigrantes, creo que la gente latina es bien trabajadora, y todos los que vienen lo hacen buscando una oportunidad.

Sería una reforma justa, la mayoría de la gente latina viene a trabajar y aportan mucho a Estados Unidos”, afirmó.

Para Nilda es muy importante poder compartir la cultura aunque se encuentre en un país diferente que, por otro lado, ya se ha convertido en el suyo: “me siento orgullosa de estar en este país, me siento muy feliz de haber alcanzado mis metas aquí, tengo a mis hijos nacidos en Estados Unidos, pero tampoco dejo de querer a Bolivia”, sentenció.

“Yo no me siento americano, me siento latinoamericano, que es distinto”, afirmó el bailarín Victor Hugo.

Lleva trabajando nueve años en EE.UU. y no es ciudadano. La reforma migratoria es para él “un gran problema que se ha ido acarreando y que el gobierno ha ido evitando”.

En el desfile, Víctor y sus compañeros comparten sus orígenes con la que se ha convertido en su nueva comunidad. “Tratamos de mostrar nuestra cultura, que es esta danza, en sí lo que muchos buscamos es encontrar ese rincón alejado de nuestro país”, explica.

Para Eric, quien tien cinco años en Estados Unidos y aunque no es ciudadano ya se siente completamente estadounidense, el desfile es “algo brillante, te sale del corazón, es el folklore boliviano, y lo quieres compartir donde estás”.

Eric trabaja en el país y cree que urge que se apruebe la reforma. “Ya tengo otra vida organizada aquí. No soy ciudadano y hay mucha gente que necesita que se apruebe la reforma porque necesitan también organizar su vida. El aporte hispano es muy importante porque somos trabajadores”, dijo.

La preocupación de estos inmigrantes coincide con la gran expectativa que existe sobre la viabilidad de aprobar una reforma migratoria.

Esta tarea en estos momentos recae en los legisladores de la Cámara de Representantes, quienes a partir del 10 de julio, retomarán las negociaciones para lograr finalmente una reforma integral y justa del sistema de inmigración en esta tierra de inmigrantes.
XS
SM
MD
LG