Enlaces para accesibilidad

Indígenas se rebelan en Bolivia


El conflicto es un nuevo desafío de las comunidades indígenas a la autoridad del presidente Evo Morales.

El conflicto es un nuevo desafío de las comunidades indígenas a la autoridad del presidente Evo Morales.

Los líderes indígenas rechazaron una investigación judicial sobre la muerte de los cuatro agentes y exigieron el relevo de todos los policías de la región.

El gobierno de Bolivia sigue procurando negociar con los grupos indígenas movilizados al norte del departamento andino de Potosí, en el sur del país, y la zona se mantiene fuera de control del Estado.

Los indígenas de las etnias aimaras y quechuas de cinco comunidades, las que son conocidas "ayllus", confirmaron que asesinaron a cuatro policías de la Dirección de Prevención de Robo de Vehículos (Diprove), a quienes acusaron de cometer extorsiones, robos de vehículos y hasta asesinatos, y a quienes los indígenas calificaron como "delincuentes con uniforme".

Los líderes comunitarios se niegan a entregar los cuerpos de los policías y también rechazan cualquier investigación sobre los hechos.

Fuentes oficiales informaron que los cuerpos de los policías no han podido ser rescatados, porque hay 10 mil personas movilizadas, que estarían dispuestas a impedirlo.

Mientras tanto, los pobladores de una región minera de Bolivia siguen atrapados por sexto día consecutivo, en tanto el gobierno del presidente Evo Morales, continúa sin definir sobre el uso de la fuerza pública para reponer el orden, o esperar el resultado de las negociaciones que llevaría adelante el defensor del pueblo, Rolando Villena.

El conflicto es un nuevo desafío de las comunidades indígenas a la autoridad del presidente Evo Morales, que llegó al poder con el apoyo indígena, aunque poco a poco ha ido perdiendo. Incluso en el pasado mes de abril, una operación policial para desbloquear una carretera en la región productora de coca de Yungas dejó dos manifestantes muertos y decenas de heridos.

El defensor del pueblo, Rolando Villena, dijo a reporteros que los cinco "ayllus" mantenían su decisión de no devolver los cadáveres de las víctimas y tomaron el control de las carreteras para impedir el ingreso de policías, autoridades o incluso la prensa a la región.

"Sin duda hay ausencia del Estado, no solamente en este sector sino en varias partes del país", dijo Villena, un ex obispo metodista.

Los indígenas también rechazaron una investigación judicial sobre la muerte de los cuatro agentes de la Diprove y exigieron el relevo de todos los policías de la región, ubicada a unos 250 kilómetros al sur de La Paz, según medios locales.

XS
SM
MD
LG