Enlaces para accesibilidad

Marcha indígena contra Morales

  • Voz de América - Redacción

Más de 300 indígenas en Bolivia iniciaron una marcha para denunciar la construcción de la vía y proteger el medio ambiente.

Más de 300 indígenas en Bolivia iniciaron una marcha para denunciar la construcción de la vía y proteger el medio ambiente.

Además de las protestas indígenas, otras manifestaciones surgieron en dos ciudades de Bolivia.

Centenares de indígenas del departamento de Beni, en Bolivia, marchan en protesta de la construcción de una carretera que atravesará el corazón de una reserva ecológica, que será financiada principalmente por Brasil.

A la marcha de los indígenas, que caminarán 600 kilómetros hasta las alturas de La Paz, se le suman manifestaciones simultáneas en dos ciudades de Bolivia.

En El Alto, la Federación de Juntas Vecinales exige la realización “inmediata” de un censo poblacional “que actualice la otorgación de recursos económicos a esta urbe”, informó el periódico El Deber. El censo previsto para este año fue aplazado por el gobierno para el 2012.

Y en la ciudad de Potosí, manifestantes se quejan de que el gobierno incumplió con un compromiso para realizar proyectos regionales acordados en agosto del año pasado, de acuerdo al periódico.

Si bien los focos de tensión se originaron en distintos puntos del país, los unen las quejas a la gestión del presidente Evo Morales, quien no obstante calificó las manifestaciones de “acciones políticas”.

“El diálogo siempre está abierto, pero, lamento mucho, se envían cartas, citas y no asisten al diálogo. Eso yo puedo entender que es una acción política. Yo antes pedía diálogo y no había, acudía a la Iglesia católica o al defensor del Pueblo, a Derechos Humanos y ahora rogamos para el diálogo”, dijo.

Indígenas se oponen a carretera

La carretera en construcción unirá los valles andinos con la Amazonia y cortará por la mitad el Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), en el centro del país, de 12.000 kilómetros cuadrados.

Este parque es hogar de tres etnias: Yuracaré, Chimán, Trinitaria. Los nativos viven de la caza, pesca, recolección de frutos y una agricultura de autoconsumo, un modo de vida que irremediablemente se perderá junto al bosque virgen, dice Pedro Moye, dirigente de Central de Pueblos Indígenas del Oriente Boliviano (CIDOB).

Morales ha dicho que se hará una consulta a los indígenas para mitigar el impacto ambiental, pero que cualquiera sea el resultado, la carretera se concluirá en 2014.

La polémica vía será financiada por el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) de Brasil con un crédito de $415 millones de dólares. Medios brasileños la llamaron la "narcocarretera" porque empalmará con rutas que llegan a ese país que es el mayor marcado de la cocaína boliviana.

En un mensaje en 2009, Morales decía que "no sólo los humanos tienen derecho a vivir bien, sino también los ríos, animales y árboles tienen derecho a vivir en un ambiente sano, libre de envenenamiento e intoxicación".

Pero hoy los pueblos nativos dicen que el mandatario ha puesto en riesgo esos mismos derechos con un reciente decreto que "permite el asentamiento de colonos y agricultores" en sus dominios, según el asambleísta guaraní Filemón Suárez.

Bolivia ocupa el octavo lugar en extensión de bosques tropicales en el mundo. La mitad del territorio son selvas, muchas de ellas en estado puro.

XS
SM
MD
LG