Enlaces para accesibilidad

Impresores 3-D para imprimir tejidos vivos

  • Voz de América - Redacción

Impresión de dos cilindros ventriculares hechos con un impresor de tres dimensiones.

Impresión de dos cilindros ventriculares hechos con un impresor de tres dimensiones.

Esta tecnología se utiliza frecuentemente en la medicina para imprimir piezas de reemplazo de huesos. Y ahora los investigadores de la Universidad Médica de Carolina del Sur están trabajando en imprimir repuestos de tejido vivo.

Los impresores tridimensionales se están volviendo comunes, tal como sucediera con los impresores a color hace un par de décadas.

Esta tecnología se utiliza frecuentemente en la medicina para imprimir piezas de reemplazo de huesos. Y ahora los investigadores de la Universidad Médica de Carolina del Sur están trabajando en imprimir repuestos de tejido vivo, en un proceso llamado biofabricación.

La investigadora Sarah Grace Dennis dice que la nueva tecnología, como el bio-impresor Palmetto, ha mejorado el proceso de manera considerable.

“Cuando vine hace un año, imprimíamos solo bio-tintas celulares para ver si los patrones se podían imprimir”, explica. “Ahora estamos imprimiendo implantes musculares que usamos en ratones”.

Los investigadores preparan soluciones complejas llamadas bio-tintas, hechas de glucosa, proteínas y células vivas que son tomadas de los animales que van a recibir los nuevos tejidos impresos.

“Así que esto típicamente lleva al menos 1,5 millones de células”, dice Dennis.

Las bio-tintas son colocadas en tres dispensadores intercambiables del cabezal del impresor. El posicionamiento de la superficie de impresión y la punta de los dispensadores se controlan con láser.

El subdirector de Investigaciones en Cirujía, Dr. Michael Yost, dice que “con nuestro bio-impresor 3-D, hemos podido crear nuevas redes microvasculares que ahora podemos convertir en nuevos tejidos de órganos como el páncreas, el hígado y los riñones”, subraya.

Los investigadores señalan que la técnica está en sus primeras etapas, pero esperan que unos pocos años puedan imprimir tejido de reemplazo para órganos humanos dañados.

XS
SM
MD
LG