Enlaces para accesibilidad

Iglesia pide “armonía” en Uruguay

  • Federica Narancio

El histórico dirigente tupamaro Julio Marenales fue con una peluca y bromeó con que iba a tirar una "bomba", con un dulce en la mano.

El histórico dirigente tupamaro Julio Marenales fue con una peluca y bromeó con que iba a tirar una "bomba", con un dulce en la mano.

La Iglesia Católica pidió que haya respeto entre los partidos, pero la campaña electoral está que arde. Simpatizantes del Frente Amplio hicieron un evento en una plaza de Montevideo en la que “entregaron sus armas” en un gesto irónico.

En un clima electoral enrarecido por el cruce de acusaciones, la Iglesia Católica del Uruguay reclamó “respeto y armonía” para el balotaje del próximo 29 de noviembre.

“La sociedad en general no valora positivamente la confrontación y en todo caso esa posibilidad para el futuro le genera temor”, dijo el obispo Luis del Castillo, vocero de la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal del Uruguay (CEU).

Pese al pedido de la Iglesia, aún no hay un diálogo fluido entre el centro-derechista Partido Nacional y el izquierdista Frente Amplio.

Jorge Larrañaga, candidato a vicepresidente del Partido Nacional, dijo que llamará a José “Pepe” Mujica, candidato presidencial del Frente Amplio, para conversar sobre el tono de la campaña electoral y sobre la posibilidad de que haya un debate entre las fórmulas.

Pero en declaraciones a la prensa, Mujica dijo que “si (el ex presidente) Jorge Batlle se retracta públicamente de todas las mentiras que ha dicho, habría posibilidades de reconsiderar la decisión ya tomada de no ir a un debate”.

Sin embargo, el ex presidente colorado no dará el brazo a torcer. “Creo que después de haberme dicho que era una persona senil y que debía someterme a un examen psiquiátrico, no puede ser tan importante lo que yo haya dicho. Y menos debería usarlo como un pretexto para no debatir y esconderse detrás de mis preguntas”, dijo Batlle a la Voz de América.

Batlle recordó que lo que planteó hace una semana fue “interrogantes” acerca del arsenal de más de 700 armas hallado en la casa del contador Saúl Feldman, y la vinculación que podría tener este arsenal con un ex líder de la guerrilla tupamara llamado Julio Marenales.

Desde ese entonces, el caso del arsenal se convirtió en un eje de la campaña política y el Frente Amplio acusó a sus opositores de utilizarlo con fines electorales.

Frentistas “entregaron sus armas”

Como una forma de ironizar acerca de la polémica que generó el caso Feldman, simpatizantes del Frente Amplio se reunieron el jueves en una plaza céntrica de Montevideo para “entregar sus armas”. El acto fue organizado por las Redes Frenteamplistas.

En un tono jocoso y con música de fondo, los simpatizantes se acercaron a dejar “artefactos subversivos” como forma de burlarse de aquellos políticos que dijeron que en la casa del contador Saúl Feldman se encontró literatura de izquierda y otros elementos que comprobaban su afiliación a un grupo radical.

Pero en vez de dejar rifles, revólveres y granadas, dejaron pistolas de agua, libros marxistas, escopetas de chumbo, bandas elásticas para “tirar proyectiles” y banderines que decían “me rindo”. Tampoco faltaron las cajas de confitería con “bombas” y “cañones” de crema y dulce de leche, nombre que se le da a unos dulces de masa rellena.

El intendente de Montevideo, Ricardo Ehrlich, compareció al evento para dejar una caja llena de “bombas” rellenas de crema.

La gran sorpresa, sin embargo, la dio el histórico dirigente tupamaro Julio Marenales, que según Batlle podría estar vinculado a Feldman.

Marenales apareció con una peluca rubia y llevaba en sus manos una fotocopia de su credencial para votar, que según él, es su “arma”.

“Queremos quitarle dramatismo al asunto, por eso vine acá”, dijo a la Voz de América Marenales. “Esperemos que siga así en tono de broma y no se convierta en un asunto más grave”.

Consultado al respecto del evento, el ex presidente Batlle dijo que “pueden dejar cosas en la plaza, pero de lo que tienen que hablar no han hablado. Pedí que José Mujica y Marenales le aclararan a la población que no tenían nada que ver con ese arsenal y no lo hicieron”.

XS
SM
MD
LG