Enlaces para accesibilidad

Obama: Matthew “todavía es un peligroso huracán”

  • Voz de América - Redacción

Dos millones de personas en el sureste de Florida recibieron avisos para trasladarse al interior del estado a medida que el huracán Matthew se aproximaba.

Aunque Matthew se degradó a categoría 3, el presidente Barack Obama insistió en que "todavía es un peligroso huracán".

El presidente de Estados Unidos se reunió en la Casa Blanca con representantes de FEMA y del departamento de Seguridad Nacional para evaluar los daños y el recorrido de Matthew y señaló que están en constante contacto directo con los gobernadores de los cuatro estados afectados.

"No pongan resistencia. Nosotros siempre podemos reemplazar la propiedad, pero no podemos reemplazar las vidas", señaló Obama.

Al mismo tiempo urgió a las personas afectadas contactar a la Cruz Roja o que visiten la página web http://Whitehouse.gov para encontrar ayuda y remarcó que confía con que FEMA cuente con los fondos suficientes para enfrentar el paso de esta tormenta.

El huracán Matthew gira peligrosamente cerca de la costa Atlántica de Florida este viernes por la mañana, azotando la costa con fuertes vientos y torrenciales lluvias que han dejado más de 400.000 personas sin electricidad.

Matthew avanza con vientos de hasta 193 kilómetros por hora, mientras la tormenta continuaba hacia el norte al amanecer, amenazando más de 800 kilómetros de costa en Florida, Georgia y Carolina del Sur.

Ráfagas de viento de hasta 172 kilómetros por hora fueron registradas en Cabo Cañaveral.

Dos millones de personas fueron advertidas para que evacuaran el área hacia el interior del estado, a fin de huir del potencialmente catastrófico fenómeno que dejó más de 300 muertos a su paso por el Caribe.

La gente que rehusó evacuar la zona central de la costa este de Florida quedó varada y solicitaban ayuda, mientras Matthew pasaba cerca de Cabo Cañaveral, dijeron las autoridades.

El portavoz de Operaciones de Emergencia del Condado Brevard, David Waters, dijo que había conversado con familias que decían cosas como: “Estamos asustados. Deseamos que nos hubiéramos ido”. Una familia llamó para decir que el techo de su casa había volado en Merritt Island, dijo Waters.

Robert Tyler temía que se inundara su calle, que está a sólo dos cuadras de la playa Cabo Cañaveral. Pero él y su esposa Georgette, se sentían afortunados esta mañana cuando miraron por la ventana de su apartamento y no había mucho agua en la calle.

El gobernador de Florida, Rick Scott, se refirió a una “bendición” de viernes esta mañana el hecho de que hasta ahora Florida estaba evitando el impacto directo de la tormenta que se dirige hacia el norte.

Sin embargo, Scott dijo en la televisión estadounidense esta mañana que aún había tiempo para que los residentes de Jacksonville evacuaran el área.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG