Enlaces para accesibilidad

Ordenan evacuación en Luisiana

  • Voz de América - Redacción

Un policía ayuda a evacuar un bebé de 21 meses, seguido por su madre en Slidell, Luisiana.

Un policía ayuda a evacuar un bebé de 21 meses, seguido por su madre en Slidell, Luisiana.

Más de 60 mil personas deberán abandonar las riberas del río Tangipahoa, ante una posible falla en una represa afectada por la tormenta Isaac.

La autoridades de Luisiana ordenaron la evacuación de más de 60 mil personas que viven en las riberas del río Tangipahoa, ante el riesgo de que falle una represa afectada por la tormenta Isaac.

La evacuación rige para personas de las localidades de Kentwood y Robert, entre las cuales pasa el río.

La represa, ubicada en el Parque Nacional Percy Quin, está a unos 161 kilómetros al norte de Nueva Orleans, que no corre peligro, según dijo el gobernador de Luisiana, Bobby Jindal.

El gobernador explicó que las autoridades de Misisipi están planeando una ruptura intencional para prevenir una falla, lo que no tendría un impacto negativo en Luisiana.

En tanto, Isaac continúa su paso por la región y se encuentra 45 kilómetros al suroeste de Monroe, Luisiana. La tormenta presenta fuertes precipitaciones y vientos máximos sostenidos de 65 kilómetros por hora, según señala el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos.

El centro de la tormenta seguirá moviéndose sobre Luisiana durante este jueves y sobre Arkansas el viernes. Se espera que Isaac se convierta en una depresión tropical durante la tarde o la noche de hoy.

Una persona murió durante el paso de la tormenta tropical Isaac en el condado de Pearl River, Misisipí.

El fallecido es un conductor de camión que murió mientras trabajaba, al ser aplastado por un árbol, según señaló ABC News. El nombre y la edad del hombre no han sido publicados todavía.

El presidente Obama declaró como "desastres mayores" las condiciones en que se encuentran Luisiana y Misisipí y ordenó ayuda federal para colaborar en la recuperación en dichos Estados.

Isaac, debilitado y rebajado a tormenta tropical en la tarde del miércoles, continúa azotando Nueva Orleans y otros Estados, que en general han resistido bien las torrenciales lluvias de acuerdo a lo planeado.

"Todos los diques están aguantando y están muy sólidos", dijo el alcalde de Nueva Orleans, Mitchell Landrieu, a una radio local.

Las autoridades esperaban enviar cuadrillas de evaluación, rescate y reparación a diferentes puntos de la ciudad y sus alrededores, a medida que las condiciones mejoren.

Isaac fue la primera prueba para los millonarios sistemas de defensa contra inundaciones construidos después del fracaso que evidenció el Katrina, un huracán que dejó gran parte de Nueva Orleans inundada y que mató a 1.800 personas, en el desastre natural más costoso en la historia de Estados Unidos.

En cambio en la parroquia de Plaquemines, en el sur de la ciudad donde las barreras no fueron suficientes para contener el agua, Isaac ha causado tanto o más daño que Katrina hace 7 años. Los diques de este zona quedaron fuera de las áreas de Nueva Orleans que se beneficiaron con la construcción de sistemas de defensas contra inundaciones tras el Katrina que son bastante más altos.

De la misma manera, casi la mitad de la ciudad se encuentra sin energía eléctrica debido a la caída de cables y árboles, pero los vientos están amainando y pronto se atenderán las emergencias con cuadrillas de emergencia llegadas desde varios estados de la nación.

La producción de petróleo en el Golfo de México está prácticamente paralizada y las operaciones en refinerías costeras y puertos están restringidas, pero la percepción de que las instalaciones petroleras de la zona no han sufrido daños importantes y que la producción se recuperaría rápidamente llevó al referencial Brent a bajar 74 centavos de dólar el miércoles, a 111,84 dólares el barril.

Se espera que en el transcurso del día, Isaac sea rebajado nuevamente a depresión tropical.
XS
SM
MD
LG