Enlaces para accesibilidad

Peores huracanes en las Carolinas

  • Voz de América - Redacción

Irene sería el sexto de gran poder destructivo en tocar tierra por uno de estos dos estados de la costa este de EE.UU.

Irene amenaza con llegar convertido en un potente huracán categoría 4 (de 5 en la escala Saffir Simpson) a las Carolinas, que en el pasado ya sufrieron las consecuencias de otros ciclones de gran poder devastador.

Huracán Isabel (2003)

Se intensificó con gran rapidez y durante más de 30 horas mantuvo fuerza de huracán categoría 5, con vientos sostenidos de 257 kilómetros por hora y rachas de 377 kilómetros por hora. Isabel se debilitó cuando tocó tierra por el litoral de Carolina del Norte con vientos de 165 kilómetros por hora, pero creció en tamaño. Causó 16 muertos y daños materiales estimados en $3.370 millones de dólares.

Huracán Floyd (1999)

Fue especialmente devastador no por la velocidad de sus vientos sino por las torrenciales lluvias que lo acompañaron. Más de 3 millones de personas se vieron forzadas a evacuar sus hogares, la mayor evacuación vista en el país en tiempos de paz. Cayeron 30 pulgadas de lluvia, que arruinaron grandes haciendas en Carolina del Norte. Fue el tercer huracán en cuanto a la magnitud de daños ocasionados, que sumaron $4.500 millones de dólares, aunque otros estimados sitúan las pérdidas en $6.000 millones de dólares.

Huracán Fran (1996)

Con vientos superiores a 185 kilómetros por hora cuando tocó tierra, éste fue el más potente huracán de la temporada de ese año. Las pérdidas ascendieron a $3.200 millones de dólares. Fran azotó Carolina del Norte dos meses después de haberlo hecho el huracán Bertha, que causó 12 muertos y dejó pérdidas por $275 millones de dólares.

Huracán Hugo (1989)

Considerado el segundo en magnitud de todos los tiempos con daños estimados en $7.000 millones de dólares, Hugo tocó tierra por Charleston, en Carolina del Sur con categoría 4 y vientos de 217 kilómetros por hora. Después de este huracán, los códigos de construcción y los preparativos de emergencia para hacer frente a los huracanes se hicieron más exigentes en el estado.

Huracán Hazel (1954)

Tocó tierra cerca del límite entre Carolina del Norte y Carolina del Sur como un huracán de categoría 4, con vientos tan potentes que se sintieron con fuerza de huracán en zonas tan distantes bien adentro en territorio canadiense. En la costa se registraron marejadas récord de 18 pies de alto, en la ciudad de Calabash, en Carolina del Norte, y ráfagas de 241 kilómetros por hora en Holden Beach. Causó más de 600 muertos y daños superiores a $381 millones de dólares, una cifra que hoy en día equivale a mucho más. Hazle fue uno de los 8 grandes huracanes que azotaron las Carolinas en la década de 1950.

XS
SM
MD
LG