Enlaces para accesibilidad

Centroamérica celebra acción ejecutiva

  • Voz de América - Redacción

En la imagen, los presidentes de El Salvador, Honduras y Guatemala en su reciente visita a Washington.

En la imagen, los presidentes de El Salvador, Honduras y Guatemala en su reciente visita a Washington.

México, Honduras, El Salvador y Guatemala aprobaron la acción ejecutiva en inmigración decretada por el presidente Obama.

Las reacciones desde Latinoamérica a la acción ejecutiva en inmigración decretado por Barack Obama no se hicieron esperar.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, alabó la orden ejecutiva, calificándola como “un acto de justicia”.

Los mexicanos representan más de la mitad de los aproximadamente 11,2 millones de inmigrantes que viven en EE.UU. sin autorización.

Peña Nieto dijo en un discurso el viernes que el plan de Obama “es un acto de justicia que reconoce las grandes contribuciones que millones de mexicanos han hecho al desarrollo de nuestro vecino”.

Agregó que “estas medidas representan un alivio para los inmigrantes, sobre todo los mexicanos”.

En Honduras, la oficina del presidente Juan Orlando Hernández señaló que la decisión de Obama beneficiará a “Honduras y decenas de miles de familias”.

Más de un millón de hondureños viven en Estados Unidos, la mayoría de ellos en forma ilegal, señaló un comunicado de la presidencia de Honduras, y el plan de Obama "envía un poderoso mensaje de solidaridad con América Latina”.

El presidente guatemalteco Otto Pérez también aplaudió el plan, diciendo que beneficiaría a unos 100 mil guatemaltecos en Estados Unidos.

No obstante, Pérez instó a los guatemaltecos no caer en la desinformación difundida por los traficantes de personas.

Los falsos rumores de una amnistía en EE.UU. para madres y niños ayudaron a impulsar un aumento de menores no acompañados que llegaron a la frontera sur de EE.UU. el verano boreal pasado, lo que desató una crisis política en el país.

En septiembre, los líderes centroamericanos presentaron un plan para impulsar el crecimiento económico en la región y reducir la inmigración ilegal a Estados Unidos.

Pero el plan dependía de mayor gasto en proyectos de infraestructura y energía en la región empobrecida.

El ministro de Relaciones Exteriores de El Salvador, Hugo Martínez, también vio los cambios en las reglas de inmigración de Obama como un paso positivo.

"Expresamos la satisfacción de la Administración del presidente Salvador Sánchez Cerén ante este anuncio, pues muchos de nuestros compatriotas tendrán un alivio temporal a su situación migratoria", señaló Martínez en un comunicado.

XS
SM
MD
LG