Enlaces para accesibilidad

Hombre contra máquina en Jeopardy

  • Anchel Labena

Ken Jennings y Brad Rutter fueron los concursantes que se enfrentaron a la máquina Watson.

Ken Jennings y Brad Rutter fueron los concursantes que se enfrentaron a la máquina Watson.

La supercomputadora de IBM ganó la primera ronda de este concurso repartido en tres días.

Es un tema que ha fascinado a la humanidad durante varias décadas.

Lo hemos visto tratar en libros, series de televisión, películas y videojuegos, y ahora lo vemos en un concurso de televisión: una computadora compitiendo y venciendo a los dos principales concursantes humanos en el popular concurso de televisión Jeopardy.

Se trata de la supercomputadora Watson de IBM, que es capaz de comprender textos, memorizar ingentes cantidades de datos, razonar y responder con rapidez gracias a sus 100 servidores conectados entre sí. Para demostrar la potencia y velocidad de su nueva máquina IBM le propuso a los productores de Jeopardy que participara en el concurso.

Jeopardy consiste en tres concursantes que tienen que contestar antes que sus oponentes a preguntas de historia, literatura, arte, deportes y geografía entre otras categorías. Un concursante escoge una pregunta de una tabla con distintas categorías y valores, el presentador lee una pista y el primer concursante en apretar el botón para responder deberá hacerlo siguiendo la fórmula “¿Qué/Quién es __________?”. Si un concursante responde erróneamente otro puede tomar el relevo y contestar.

Para preparar a Watson los ingenieros de IBM cargaron la computadora con todo tipo de diccionarios, enciclopedias, novelas e incluso la Biblia, ya que no se le permitió estar conectado a internet. Cuando Watson reconoce una pregunta ejecuta miles de procesos para buscar la respuesta. A cuantos más procesos le devuelvan una respuesta, mayor será la probabilidad de que esta sea cierta. Su programa es capaz también de mostrar el porcentaje de confianza que tiene de saber la respuesta correcta. Por último se le requirió a Watson que tuviera un dedo robótico para apretar el botón de respuesta al igual que el resto de concursantes.

Entonces, a la pregunta: ¿quién ganaría en un concurso de Jeopardy? ¿El hombre o la máquina? Ahora ya sabemos la respuesta, la máquina. Después de tres días de competencia, Watson ganó más de 77.000 dólares, más de tres veces la cantidad obtenida por su más cercano contendor.

Watson compitió en una edición especial del concurso por televisión contra dos expertos: Ken Jennings y Brad Rutter. En lo que a conocimientos se refiere estos dos concursantes lo saben prácticamente todo. Watson estaba representado por una pantalla mostrando una esfera dando vueltas más o menos rápido en función de lo que estuviera pensando, e incluso era capaz de cambiar su color a rojo para mostrar su “vergüenza” al contestar incorrectamente.

Y es que por mucha potencia que tenga una máquina, esta también comete errores, sobre todo con preguntas más complejas. Una de ellas contenía la siguiente pista en la categoría “Ciudades de Estados Unidos”: “Nombre de la ciudad con un aeropuerto con el nombre de un héroe de la Segunda Guerra Mundial y otro con el nombre de una batalla de la Segunda Guerra Mundial”. Aparentemente Watson no tuvo en cuenta la categoría “Ciudades de Estados Unidos” y respondió con la localidad canadiense de Toronto.

El segundo fallo que los ingenieros de IBM no tuvieron en cuenta es que Watson no es capaz de escuchar la voz humana (las preguntas le eran enviadas electrónicamente). Esto se demostró cuando uno de los concursantes respondió erróneamente en una ocasión y Watson, tomando el relevo, volvió a dar la misma respuesta incorrecta que su oponente.

Aunque todavía queda una última fase del concurso Watson ha ganado con creces: Jennings consiguió una puntuación de $4,800, Rutter $10,400 y Watson $35,734. La curiosa cantidad de Watson se debe a que en las preguntas en las que el concursante puede apostar dinero, Watson era capaz de calcular cuánto apostar con absoluta precisión según su confianza en la respuesta, mientras que los concursantes humanos optan por redondear las apuestas.

En cualquier caso Watson, quien recibió su nombre en honor de Thomas Watson, el fundador de IBM, representa una gran evolución en el campo de la informática y demuestra que algún día hombre y máquina podrán interactuar de maneras hasta ahora impensables. Por su parte IBM ha prometido que donará el 100% de lo que gane en el concurso a organizaciones de caridad.

XS
SM
MD
LG