Enlaces para accesibilidad

Clinton incursiona en estados tradicionalmente republicanos

  • Voz de América - Redacción

Clinton lidera la carrera presidencial, según algunas encuestas, con 11 puntos de ventaja, mientras otras solo la colocan 4 puntos por delante.

Clinton lidera la carrera presidencial, según algunas encuestas, con 11 puntos de ventaja, mientras otras solo la colocan 4 puntos por delante.

Los analistas piensan que faltando tres semanas para las elecciones, Trump ha alcanzado su techo y tiene mínimas opciones de obtener más apoyo

Envalentonada por la aparente caída de Donald Trump en las encuestas, la campaña de Hillary Clinton intenta ampliar su ventaja incursionando en estados tradicionalmente republicanos y de paso tratar de ayudar a su partido a recuperar el control del Congreso.

Uno de esos esfuerzos será realizado en Arizona, un estado con una creciente población hispana que se ha convertido en el centro del debate sobre la inmigración.

Según miembros de la campaña, se invertirán allí $2 millones de dólares en una serie de iniciativas que incluye un acto en Phoenix de la primera dama, Michelle Obama, una de las defensoras más eficaces de Clinton.

Otro millón de dólares se invertirá en Missouri e Indiana, dos estados con carreras disputadas al Senado, y el bando demócrata ha contratado una pequeña franja de anuncios de televisión en Texas, además de programar apariciones en medios de Utah.

Clinton lidera la carrera presidencial, según algunas encuestas, con 11 puntos de ventaja, mientras otras solo la colocan 4 puntos por delante. Pero los analistas piensan que faltando tres semanas para las elecciones, Trump ha alcanzado a su techo y tiene mínimas opciones de obtener más apoyo entre grupos demográficos importantes como las mujeres y las minorías.

Si bien Clinton probablemente ya no necesite ganar ninguno de los estados normalmente fieles a los republicanos para llegar a la Casa Blanca, su equipo cree que un gran margen de victoria ayudaría a poner fin al movimiento político de Trump y socavar sus crecientes afirmaciones sobre que las elecciones están amañadas.

Por otro lado, la campaña de Trump redobló de forma drástica su compra de anuncios de televisión en siete estados en disputa y anunció planes de lanzar una ofensiva de propaganda por valor de $2 millones de dólares en Virginia, donde tiene una desventaja de hasta 15 puntos y pocas oportunidades de ganar.

XS
SM
MD
LG