Enlaces para accesibilidad

El hambre es tanto o más letal que las guerras

  • Roberto Casin - Apuntes desde Miami

Haití es uno de los países del mundo con mayor hambruna. En Latinoamérica le siguen Guatemala, Bolivia, R.Dominicana y Ecuador.

Haití es uno de los países del mundo con mayor hambruna. En Latinoamérica le siguen Guatemala, Bolivia, R.Dominicana y Ecuador.

Según el más reciente informe del Índice Global del Hambre, al menos una veintena de países en el mundo han alcanzado niveles de hambruna alarmantes.

La mayor parte de la atención mundial se la roban las guerras y cuando se habla de la trágica muerte de miles de personas en uno u otro sitio del planeta—como sucede ahora por ejemplo en Siria-- el hecho por lo general está relacionado con un conflicto bélico. Pero la humanidad tiene otro enemigo tanto o más letal: el hambre.

Según el más reciente informe del Índice Global del Hambre (IGH), al menos en una veintena de países del mundo el hambre ha alcanzado niveles “alarmantes” y el empleo “insostenible” de las tierras, el agua y la energía están poniendo en peligro además la seguridad alimentaria de los habitantes más pobres del planeta.

Aunque de acuerdo con la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el hambre se redujo en América Latina y el Caribe en la última década y en vez de 65 millones de personas ahora la padecen 49 millones (uno de cada 12 latinoamericanos), la cifra no deja de ser conmovedora.

El hecho es que globalmente, cerca de 870 millones de personas han padecido desnutrición crónica desde el año 2010 hasta la fecha (una octava parte de la población mundial), y mientras la humanidad presume de sus avances tecnológicos y de sus conquistas en pos del futuro la gente sigue muriendo de hambre.

Y muchas veces no son las guerras las que más víctimas ocasionan. Por poner sólo un ejemplo, en México, entre 2001 y 2010 hubo más muertes por hambre que las causadas por la violencia. Según el Centro de Estudios e Investigación en Desarrollo y Asistencia Social, en ese periodo fallecieron 85 mil 343 personas por desnutrición, comparadas con las 49 mil 804 víctimas registradas durante los enfrentamientos con el narcotráfico.

Para muchos sigue siendo inaceptable que en pleno siglo XXI, con el nivel de desarrollo económico sin precedente logrado por el mundo, más de 100 millones de pequeños de menos de cinco años de edad coman menos de lo que necesitan, y que la desnutrición infantil provoque la muerte cada año de más de 2 millones y medio de niños.

Sucede con mayor incidencia en países como Burundi, Eritrea, Etiopía, Chad y Haití, los cinco con más hambre en el mundo. Los otros donde la falta de alimentos es también «alarmante», según el informe, son: Timor Oriental, República Centroafricana, Islas Comoras, Sierra Leona, República de Yemen, Angola, Bangladesh, Zambia, Mozambique, India, Madagascar, Níger, Yibuti, Sudán y Nepal.

Pero significativamente la hambruna también hace estragos en naciones cuyos gobiernos se proclaman campeones de políticas sociales en beneficio de los sectores más desposeídos de la población, como Bolivia y Ecuador.

De acuerdo con el informe del IGH, publicado por el Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias, Haití encabeza la relación de países de Latinoamérica y el Caribe de los más hambreados con un índice de 30,8, seguido por Guatemala (12,7), Bolivia (12,3), República Dominicana (10), Ecuador (7,5), y El Salvador (5,7).

Lo peor es que a la indolencia o ineficacia de los gobiernos para lidiar con el hambre en sus respectivos países se suman las inclemencias climáticas que en los últimos años han sido impredeciblemente rigurosas, las inundaciones, las sequías y la degradación medioambiental que amenazan la agricultura en una buena parte del planeta.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG