Enlaces para accesibilidad

Haga algo positivo con su basura


Para aquellos que no disponen de un jardín para toda esta aventura, un balcón, un lavadero o una matera grande se pueden convertir en el sitio del compostaje.

Para aquellos que no disponen de un jardín para toda esta aventura, un balcón, un lavadero o una matera grande se pueden convertir en el sitio del compostaje.

Como una “papa caliente” colectiva, todos queremos deshacemos de nuestra basura rápido y eficazmente, sin preocuparnos por el futuro de nuestros desechos. Sin embargo, lidiar con la basura consume gran cantidad de energía.

El compostaje, que es el proceso de descomposición de elementos orgánicos, que en algún momento olieron y supieron a gloria se transforma en abono que puede beneficiar jardines y cultivos. De esta forma se ofrece la posibilidad de ayudar al planeta y disminuir el consumo energético de nuestra comunidad.

En Estados Unidos, mucha gente está empezando crear compost a partir de sus desechos. El compost es un abono o “humos” que se obtiene artificialmente por la descomposición de residuos orgánicos. Ahora es fácil encontrar las herramientas necesarias para este proceso.

Hay muchas clases de compostaje que pueden ir desde lo más simple, pequeño y sin olor, lo que usted necesitaría si vive en un diminuto apartamento en Nueva York, hasta complejos sistemas que permiten tener diferentes niveles y ciclos dentro del mismo cilindro, para aquellos que cuentan con el espacio y la energía para esta rutina.

El compostaje ofrece la satisfacción personal de que las cosas que traemos a casa se quedan en ella por un periodo más largo y nos permite ahorrar dinero produciendo un abono de excelente calidad.

Si las anteriores razones personales no le parecen suficientemente relevantes, piense en los beneficios para la comunidad donde usted vive. Por ejemplo, el compostaje permite alargar la vida de los vertederos, disminuir los precios del servicio de basuras y en algún punto, pueden bajar los recibos de agua. Esto último porque el abono ofrece humedad a los terrenos y evita que el agua se escurra.

Entre los diferentes métodos que se pueden escoger para realizar esta labor, debe tener en cuenta qué es lo que usted va a descomponer y cómo lo quiere hacer.

Compostaje frío

El compostaje frío se hace cuando usted quiere crear compost a partir de hojas de árboles o restos de plantas. Compile todas las hojas, fragmentadas o no, y manténganlas húmedas como una esponja. El abono se empezará a producir en el centro y la parte de abajo alrededor de los 12 meses.

Compostaje en caliente

Este proceso es útil para las hojas de árboles, plantas y/o residuos alimenticios. Corte los restos de plantas en pedazos de 15 centímetros o menos y haga una pila o deposítelos en un cubo sencillo. Asegúrese de que combina elementos muy secos, como madera y papel periódico con elementos verdes y ricos en nitrógenos como restos de vegetales y frutas, o pasto recién cortado. Mezcle una vez por semana y mantenga el envase siempre húmedo. Si los elementos están arrumados cúbralos con un plástico. El abono será usable entre los tres y ocho meses iniciado el proceso.

Si está haciendo compostaje con frutas y vegetales, tenga en cuenta que estos se convierten en líquido muy rápidamente por lo cual es aconsejable no tener más de un tercio del total de sus elementos.

Cuando está haciendo compostaje sólo de frutas y vegetales puede utilizar los siguientes métodos.

Compostaje con lombrices

Este método empezó hacerse popular en Estados Unidos, cuando la escritora Mary Appelhof descubrió que a las lombrices de tierra roja no les importante vivir en una caja. Estos animalitos comen lo mismo que nosotros y una libra de ellos se pueden comer 65 libras de comida en menos de tres meses. El abono creado por estos animales se puede usar dentro de casa o en el jardín.

Compostaje enterrado

Si tiene jardín en casa, usted puede hacer un hueco de 45 centímetros de profundidad. Deposite allí los restos de comida y cubra con tierra creando una capa de unos 30 centímetros. No hay necesidad de hacer nada más. El abono ayuda allí mismo y puede repetir la operación en el mismo lugar dentro de dos o tres meses.

Compostaje con sistemas de aire cerrado

En vez de enterrarlos, usted puede conseguir un contenedor y depositar los residuos alimenticios de seis a 10 meses. Estos contenedores tienen una tapa de sellado que ajusta muy bien y una tela metálica abajo que evita la entrada de roedores. Escoja un lugar en su jardín donde halla buen drenaje y entierre el contenedor a unos 30 centímetros bajo tierra. Asegúrese de que está bien asegurado en la tierra y empiece a depositar los desperdicios continuamente. Siempre que agregue desechos orgánicos añada una capa de aserrín, papel periódico o tierra seca. Mantenga la tapa siempre muy asegurada. Cuando el contenedor este a un 75% de su capacidad, inicie otro contenedor de la misma forma. Cuando el segundo esté lleno, el primero ya tendrá el abono listo para ser usado.

Para aquellos que no disponen de un jardín para toda esta aventura, un balcón, un lavadero o una matera grande se pueden convertir en el sitio del compostaje.

Tambien, en Washington por ejemplo, existe ahora la posibilidad de pagar a alguien para recoger los residuos orgánicos. En Nueva York, mucha gente recoge estos residuos, los guarda en la nevera y cuando tienen el contenedor lleno lo llevan a sitios como el parque de Union Square donde una organización de "campesinos urbanos" recogen los residuos para hacer su abono.

Y usted, ¿está listo para una papel más activo en el futuro de su basura?

XS
SM
MD
LG