Enlaces para accesibilidad

Google y la revolución web

  • Anchel Labena

El presidente de Google, Eric Schmidt, presentó en San Francisco el futuro Google Chrome OS.

El presidente de Google, Eric Schmidt, presentó en San Francisco el futuro Google Chrome OS.

Los que duden que un sistema operativo basado en la web pueda funcionar ya pueden probar las aplicaciones en Chrome.

Hay semanas en las que las noticias de tecnología escasean. Otras veces parece que las empresas se den codazos para lograr ser la noticia más destacada de la semana. Pero ahora Google ha acaparado la semana por completo con un aluvión de novedades.

En tan solo una semana han abierto su primera tienda de libros digitales (eBooks), han presentado un nuevo celular (Google Nexus S), han mejorado considerablemente su servicio de mapas para Android, han sacado un nuevo navegador web (Google Chrome 8) y hasta han mostrado un tablet para el futuro muy prometedor de la mano de Samsung.

Pero, en mi opinión personal ninguna noticia va a tener tanto impacto como la presentación oficial de Google Chrome OS y su tienda de aplicaciones que ya está abierta al público.

El nombre Google Chrome posiblemente os suene familiar, ya que la empresa del buscador web más popular lleva un año promocionando a bombo y platillo su navegador web como alternativa a Internet Explorer y Mozilla Firefox entre otros. Y con muy buen motivo, ya que Chrome es un producto excelente, muy rápido y seguro.

En una ocasión ya escribí acerca de Google Chrome OS y cómo se basa por completo en la idea de que todas las tareas diarias que realizamos en un ordenador se pueden llevar a cabo en la web. Cuando éste se mostró al público por primera vez la reacción inicial fue de escepticismo: ¿realmente las páginas web me van a solucionar mis problemas diarios con la computadora?

Ahora Google responde que sí con más fuerza que nunca y luciendo una tienda cargada de aplicaciones que son, en el fondo, páginas web muy complejas.

Cualquier usuario puede descargarse el navegador web Google Chrome y probar las aplicaciones web de inmediato: al abrir una nueva pestaña podremos ver, además de las páginas web que visitamos con más frecuencia, un enlace a la tienda de descargas y los iconos de aplicaciones “instaladas”. Y cuando escribo instaladas con comillas me refiero a que en realidad no se ha instalado nada. Es como tener una página web guardada en nuestros favoritos, con la diferencia de que las aplicaciones de Chrome adquieren privilegios en nuestro ordenador para mostrar todo su potencial.

Pongamos como ejemplo la aplicación TweetDeck. El programa original es una aplicación que se puede instalar en Windows, Mac y Linux entre otros y permite controlar con facilidad nuestras cuentas de Twitter, Facebook, Foursquare, LinkedIn y Google Buzz entre otras. El usuario tiene que instalarlo en cada uno de los ordenadores que utilice, ocupando valioso espacio en el disco duro. Con la versión web de la aplicación, el usuario sólo tiene que iniciar sesión una vez en la aplicación y… ¡voilá! Podrá acceder a TweetDeck desde cualquier otro ordenador con conexión a internet y mantendrá exactamente la misma configuración en todos los sitios. Y al utilizar las últimas tecnologías web las funciones más avanzadas es posible publicar tu situación actual mediante geolocalización o recibir notificaciones en el escritorio cuando llega un mensaje.

Como el caso de TweetDeck hay ya muchas aplicaciones disponibles. Un ejemplo de productividad es Google Docs, que será la aplicación de documentos por defecto en los portátiles con Chrome OS. El usuario puede abrir un nuevo documento en el trabajo y continuar escribiéndolo desde casa, sabiendo que el archivo estará siempre disponible en la red. Google promete además añadir próximamente la posibilidad de editar nuestros documentos sin conexión a internet y sincronizarlos con la web en cuanto detecte una conexión. El hecho de que sea una aplicación web no significa que tengamos que estar constantemente conectados a la red.

Todo esto trae otra gran ventaja: las actualizaciones automáticas. Durante la presentación de Chrome OS, los de Google bromearon sobre las actualizaciones automáticas de Windows, en las que el usuario muchas veces tiene que reiniciar. Con las aplicaciones web el usuario no actualiza nada. Directamente la actualización se aplica en internet y el usuario estará siempre utilizando la última versión disponible nada más abrir la aplicación.

Aunque la tienda de aplicaciones ya está disponible, a Google Chrome OS todavía le queda un poco de tiempo. La empresa asegura que a mediados de 2011 empezaremos a ver los primeros portátiles en el mercado. Por el momento están repartiendo ultra-portátiles a algunos candidatos para pruebas, empezando por supuesto por todos los empleados de Google.

Sigue quedando la pregunta de si estamos preparados para trabajar constantemente en la web. Todos sabemos que a veces internet simplemente no quiere funcionar (yo mismo he tenido problemas para publicar este análisis por un corte de red), pero también es cierto que Google está buscando todas las posibles soluciones: algunas tan sencillas como incluir un receptor 3G en todos sus portátiles… y otros planes a más largo plazo para aumentar la velocidad de internet en todo el mundo.

Sea como sea Chrome OS es un paso muy atrevido para Google, pero teniendo en cuenta que todas las aplicaciones de Chrome OS serán compatibles con cualquier otro ordenador con conexión a internet, los papeles parecen estar ya puestos sobre la mesa.

¿Logrará Google alcanzar el éxito que han cosechado Microsoft y Apple en el campo de los sistemas operativos?

XS
SM
MD
LG