Enlaces para accesibilidad

Congresistas anuncian acuerdo presupuestario

  • Voz de América - Redacción

La senadora Patty Murray y el congresista Paul Ryean anuncia el acuerdo bipartidista, que debe ser sometido a votación en los próximos días en ambas Cámaras del Congreso.

La senadora Patty Murray y el congresista Paul Ryean anuncia el acuerdo bipartidista, que debe ser sometido a votación en los próximos días en ambas Cámaras del Congreso.

Un compromiso que parece inminente entre republicanos y demócratas podría evitar un nuevo cierre del gobierno federal de Estados Unidos.

Un grupo de legisladores estadounidenses han logrado un acuerdo bipartidista sobre el gasto federal de los próximos dos años, que evitará otro cierre de gobierno si es que llega a convertirse en ley.

El acuerdo también disminuye los austeros recortes presupuestarios conocidos como “secuestro de fondos”, pero no resuelve el desbalance presupuestario a largo plazo.

El acuerdo anunciado el martes por la tarde constituye un compromiso entre dos visiones presupuestarias completamente diferentes de la Cámara de Representantes dominada por los republicanos y el Senado controlado por los demócratas.

El presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara, Paul Ryan, aplaudió el acuerdo durante una conferencia de prensa en el Capitolio.

“Este acuerdo asegura que el gobierno no cerrará en enero. Nos da la seguridad de que no vamos a ir parando de crisis en crisis”, dijo Ryan.

La Voz de América entrevistó al economista internacional Isaac Cohen, quien coincide que en que "es un gran paso porque significa el primer acuerdo en un gobierno dividido y que en dos años no va ocurrir un cierre del gobierno".

Escuche la entrevista completa


El acuerdo aumentaría el gasto federal en 2014 y 2015 por encima de los límites de austeridad impuestos por la ley actual, protegiendo muchos programas domésticos y militares de nuevos recortes automáticos, conocidos como secuestro, que hubieran sido efectivos de no haber acuerdo. El gasto adicional era una de las metas principales de la presidenta de la Comisión de Presupuesto del Senado, Patty Murray.

“Nuestro acuerdo coloca el crecimiento de empleos y de la economía primero, al disminuir los dañinos recortes del secuestro a la educación y a la investigación médica y las inversiones en infraestructura y los empleos en la defensa por los próximos dos años”, dijo Murray.

El acuerdo más que compensa el aumento en el gasto con una mezcla de ingresos adicionales y ahorros presupuestarios, incluyendo el que los empleados federales paguen más por sus programas de retiro. El resultado final, de acuerdo al republicano Paul Ryan, es una mayor reducción del déficit que lo que se alcanzaría únicamente mediante el secuestro de fondos.

“La medida reduce el déficit en $23 mil millones de dólares. Y no aumenta los impuestos. Y aplica recortes de una manera más inteligente”, dijo Ryan.

El acuerdo no trata una demanda demócrata importante de extender los beneficios a los desempleados, los cuales están próximos a expirar. Ni tampoco trata la exigencia republicana de reformar los costosos programas de salud para los retirados.

“El acuerdo no resuelve todos nuestros problemas”, dijo Murray. “Pero creo que es un paso importante para ayudar a sanar algunas de nuestras heridas en el Congreso”.

La Casa Blanca emitió una declaración del presidente Barack Obama en que dice que el acuerdo “es un buen primer paso” para resolver los retos fiscales de Estados Unidos.

Se espera que la Cámara de Representantes someta a votación el acuerdo para fines de la semana, y que lo siga el Senado.
XS
SM
MD
LG