Enlaces para accesibilidad

Jared Lee Loughner se declara culpable

  • Voz de América - Redacción

En 2011, Jared Loughner disparó contra varias personas y mató a seis e hirió a 13 en Arizona.

En 2011, Jared Loughner disparó contra varias personas y mató a seis e hirió a 13 en Arizona.

El hombre acusado de disparar contra la legisladora Gabrielle Giffords y matar a seis personas en 2011 elude así la condena a muerte. Ahora encara una sentencia a cadena perpetua.

Jared Lee Loughner, el hombre que el año pasado disparó en Tucson, Arizona, contra la entonces congresista federal Gabrielle Giffords, se declaró este martes culpable del ataque a tiros en un acto político que causó seis muertos y 13 heridos.

Con su confesión de culpabilidad, Loughner eludió ser condenado a la pena de muerte tras ser declarado mentalmente competente para afrontar un juicio, en el que ahora encara una sentencia de cadena perpetua sin derecho a libertad condicional.

El acusado estuvo sometido durante más de un año a un tratamiento con medicamentos para la esquizofrenia, y durante la audiencia el juez Larry A. Burns le preguntó si comprendía los cargos presentados en su contra.

Loughner, de 23 años, contestó: "sí, lo comprendo".Originalmente el hombre se había declarado inocente de los 49 cargos por el ataque ocurrido el 8 de enero de 2011 en el exterior de un supermercado en Tucson donde Giffords se reunía y dialogaba con electores.

La psicóloga Christina Pietz, asignada por la corte para el caso, prestó declaración para corroborar que tras su evaluación Loughner en efecto ya estaba apto para afrontar juicio.

El diario Los Angeles Times había anticipado el sábado que Loughner iba a cambiar su testimonio, y después que lo hizo el juez Burns señaló que "no le quedaba duda” de que el acusado estaba consciente de lo que sucedía en ese momento en el tribunal.

Como resultado del ataque hace más de un año, la legisladora Giffords fue herida de bala en la cabeza y luego de una prolongada hospitalización tuvo que dejar su cargo en el Congreso para dedicarse a su rehabilitación.

En una declaración conjunta difundida este martes, la ex congresista y su esposo Mark Nelly manifestaron que ellos no podían hablar por todas las víctimas de la agresión pero que los dos estaban satisfechos con el acuerdo de culpabilidad alcanzado entre la fiscalía y el acusado.

"Son incalculables el dolor y las pérdidas derivadas de los sucesos del 8 de enero de 2011 (pero) evitar un juicio nos permitirá continuar con nuestra recuperación, y esperamos lo mismo para toda la comunidad del sur de Arizona”, dijeron.
XS
SM
MD
LG