Enlaces para accesibilidad

Tucson despide al juez Roll


La familia junto al ataúd de Christina Green, su madre Roxanna, la tercera de la derecha, el padre John, segundo de la derecha y el hermano Dallas durante el funeral.

La familia junto al ataúd de Christina Green, su madre Roxanna, la tercera de la derecha, el padre John, segundo de la derecha y el hermano Dallas durante el funeral.

Al día siguiente de lamentar la muerte de una niña, Tucson honra la vida de un juez, mientras que la salud de Gabrielle Giffords continúa evolucionando.

El funeral del juez federal John Roll atraerá a numerosos magistrados federales, según se espera, y las medidas de seguridad son intensas. Algunas horas antes que comience la ceremonia, policías federales y policías locales estaban en la iglesia, la misma donde la noche del jueves 2.000 personas despidieron a Christina Taylor Green, de nueve años.

Enfrente de la iglesia, alguien pintó una frase en una pared: "Paren el odio". Sobre una casa vecina, un enorme cartel decía: "Tu comunidad está contigo". En la vivienda de al lado, una bandera estadounidense cubría la puerta del garaje.

Giffords continúa evolucionando

Mientras miles de personas expresaban su dolor y solidaridad a la familia de la más joven de las víctimas del ataque en Arizona, durante el sepelio de la niña de 9 años, Christina Taylor Green, en el hospital de la universidad de Arizona, los médicos informaron sobre trascendentes avances en la recuperación de la congresista Gabrielle Giffords, el objetivo inicial del ataque.

La congresista que fue baleada en la cabeza continúa respondiendo no solamente a las órdenes básicas de los médicos, sino que ya mueve sus extremidades.

El jefe de neurocirujanos del hospital, el Dr. Michael LeMole, dijo que la legisladora responde a los pedidos de los médicos levantando las manos y las piernas cuando se le pidió que lo hiciera. Este viernes 14 de enero de 2011 podrían retirarle el respirador y el médico insistió en que la congresista abre los ojos, aunque no completamente.

“Piensen, cuando recién se despiertan en la mañana y tienen los ojos legañosos y los ojos no se enfocan, después los ojos comienzan a centrarse. Recién estamos comenzando a ver estas cosas en ella, está tratando de mirar algo. Eso es muy, muy alentador y reitero, refleja un nivel de estado de alerta” explicó LeMole.

Sepelio de Christina Green

Mientras tanto los dolientes que asistieron al sepelio de Christina Green, la niña de 9 años que murió en el ataque, muchos vistiendo de blanco a pedido de la familia desbordaron las calles de Tucson al paso del vehículo que transportaba el ataúd de la niña.

Una enorme bandera estadounidense ondeaba afuera, sostenida por escaleras de dos camiones de bomberos. Era la bandera estadounidense más grande que sobrevivió a los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, el día que la niña había nacido.

Green había sido elegida, recientemente, como representante de su consejo estudiantil y había dicho a sus padres que planeaba ser la primera mujer en jugar en el béisbol de las grandes ligas.

XS
SM
MD
LG