Enlaces para accesibilidad

Yo soy la mamá de Geraldine

  • Iscar Blanco - Washington, DC

Geraldine Moreno estaba frente a su casa viendo las manifestaciones cuando fue alcanzada por un disparo de perdigones en un ojo.

Geraldine Moreno estaba frente a su casa viendo las manifestaciones cuando fue alcanzada por un disparo de perdigones en un ojo.

Esta mujer, Rosa Orozco, vio a su hija morir después de ser golpeada por una bala en una manifestación en Venezuela. Hoy tiene una razón para vivir, “seguir luchando como lo hizo mi hija”.

Geraldine Moreno fue herida por un disparo de perdigones durante las protestas que se realizaban en la capital de Carabobo en Venezuela.

Tras una operación quirúrgica de ocho horas, Geraldine no sobrevivió.

Geraldine se convertiría en la segunda estudiante en morir en las manifestaciones que comenzaron en Venezuela el pasado 12 de febrero.

En Washington, y de visita para asistir a la OEA, su madre, Rosa Orozco, conversó con la Voz de América, sobre su dolor y sus ganas de seguir luchando.

“Mi fuerza viene en esto, tengo que ayudar y tengo que dar todo, porque ella era mi compañera y siempre decía ‘mi mamá me ensenó a luchar’ y por eso debo seguir”.

Hoy no la llaman Rosa, ni Rosa Orozco, todos la conocen como “la mamá de Geraldine”.

Rosa considera que tiene una misión especial ya que según ella, “es necesario hablar de que todas las madres no tengamos este dolor. Hay 32 mujeres que ahorita sienten que a sus hijas las han matado, que los han maltratado”.

Rosa dice que pese a la muerte de su hija siente que ha ganado otros jóvenes, refiriéndose a los estudiantes que marchan en Venezuela.

Esta madre asegura que pese a la violencia que se vive en el país, hay una luz de esperanza.

“Si hay esperanza, si hay esperanza. Mientras nosotros tengamos el último aliento de vida vamos a seguir luchando. Tú vas a ver que estaremos feliz en nuestro país”.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG