Enlaces para accesibilidad

Postergan ejecución de mujer en Georgia

  • Voz de América - Redacción

La ejecución de Kelly Renee Gissendaner estaba prevista para las 7 pm. del lunes 2 de marzo aplicándole la inyección letal.

La ejecución de Kelly Renee Gissendaner estaba prevista para las 7 pm. del lunes 2 de marzo aplicándole la inyección letal.

Kelly Renee Gissendaner, de 47 años fue sentenciada a la de pena de muerte por planificar el asesinato de su esposo. De ser ejecutada sería la primera mujer en 70 años en enfrentar la pena capital en Georgia.

En las últimas horas del lunes 2 de marzo, Georgia postergó la ejecución de una mujer condenada a la pena de muerte por problemas en la droga que se iba a usar en la inyección letal.

Al parecer el pentobarbital, compuesto principal de la inyección, presentó ciertas dudas sobre su potencia por lo que el departamento de correcionales de Georgia decidió postergar la ejecución sin fijar una nueva fecha.

La mujer de 47 años aguarda en el corredor de la muerte en Georgia con la esperanza que la petición para postergar su ejecución sea aceptada de manera permanente. Por lo pronto sus abogados esperan una resolución de la Corte Suprema que hasta el momento no ha llegado.

Kelly Renee Gissendaner fue sentenciada a la pena de muerte en 1997 por asesinar a su esposo en un suburbio de Atlanta. La negativa de las cortes a nivel federal, estatal y de la Junta de Perdón del estado no ha podido parar a los familiares y grupos que apoyan a Gissendaner.

Ellos han presentado otra petición firmada por más de 40 mil personas que abogan por la suspensión de la pena de muerte de la mujer, quien es madre de cuatro hijos y durante sus años de prisión ha logrado graduarse en teología.

Los organizadores han hecho llegar la petición al gobernador de Georgia, Nathan Deal, pese a que no tiene autoridad para aplicar clemencia en estos casos.

“Mientras estuvo encarcelada, ella ha sido una presencia pastoral para muchos, enseñando, predicando, viviendo una vida de propósitos”, señala la petición.

“Kelly es un testimonio vivo de la posibilidad del cambio y el poder de la esperanza. Ella es un extraordinario ejemplo de la rehabilitación que el sistema de correccionales intenta producir”.

De ser ejecutada Gissendaner sería la primera mujer desde 1945. Según el Centro de Información sobre la Pena de Muerte, las mujeres solo representan el 2 por ciento de personas que aguardan en el llamado corredor de la muerte.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG